Soy Intersexual: La historia de Shon Klose. Por Emma Sleath

Soy Intersexual: La historia de Shon Klose
Por Emma Sleath

2 de Diciembre de 2014 

Traducción de Laura Inter del artículo “I am intersex: Shon Klose’s story” By Emma Sleath (si encuentran errores en la traducción me avisan)

Shon Klose
“Me gustaría ver un mundo donde nadie se identifique ni como hombre ni como mujer, sino que simplemente nos reconozcamos unos a otros como seres humanos.”

Estimaciones recientes sugieren que hasta un 1.7 por ciento de las personas nacen con atributos que no encajan en las definiciones típicas de masculino y femenino.

Pero para muchas personas intersexuales, los desafíos no surgen de sus cuerpos, sino de un mundo que tiene problemas para tolerar las diferencias.

Shon Klose, un músico de Alice Springs, es una activista intersexual que está haciendo esfuerzos para un mejor entendimiento de este síndrome que es tan incomprendido.

Esta es la historia de Shon:

Mi nombre es Shon y nací en Brisbane en 1966. La primera vez que me di cuenta que era intersexual fue cuando tenía 16 años de edad.

Había terminado la escuela y apliqué para enfermería, y, como parte del proceso, tenían que examinarme médicamente. Durante el examen, el doctor me preguntó acerca de mi ciclo menstrual y yo nunca había tenido un ciclo menstrual.

Mi madre es enfermera y estaba bastante preocupada, pero tuve un extraño presentimiento intuitivo de que algo no estaba bien conmigo, no sabía lo que era, pero sabía que había algo un poco diferente, es difícil de explicar.

Después de 4 meses, todavía no tenía un ciclo menstrual, así que fui enviada a un especialista. Estaba sola, mis padres no fueron conmigo, creo que todo mundo estaba esperando que fuera algo realmente sencillo.

Durante el examen, era evidente, que yo era, en realidad, muy diferente. Tengo una variación conocida como síndrome de Mayer-Rokitansky-Kter-Hauser, o agenesia vaginal. Nací sin un sistema reproductivo interno.

Fue un gran shock. Creo que me sentí bastante atrofiada, y pienso que principalmente, fue por la reacción que tuvo el especialista hacia mí. El realmente no sabía que decir, nunca se había encontrado con alguien como yo antes.

Cuando el realizó el examen, su respuesta fue ‘Oh Dios mío, no tienes vagina.’

Me llevó a otro cuarto e hizo un ultrasonido y dijo ‘Oh Dios mío, no tienes útero, no puedo ver los ovarios y solo tienes un riñón por el aspecto que tiene, tendrás que pasar por cirugía, te tendrán que corregir esto.’

Era mediados de los 80s; las personas no sabían de estas condiciones, no estaba bien documentado, y me dijeron que era una en un millón.

Había presión de los doctores y presión de mi familia para tener una cirugía, y esa cirugía era básicamente una vaginoplastia.

Pasé por una gran cantidad de traumas. No me ofrecieron ningún asesoramiento, no hubo apoyo, ni información.

Yo venía a ese lugar, donde me hubiera gustado explorar mi sexualidad. Me estaba dando cuenta que me atraía el mismo sexo, pero también me sentía atraída a los hombres. Así que estaba profundamente confundida. Me apagué eficazmente y me apagué de mi familia.

A sus ojos, ya no era más la Shon que ellos conocían. Es extraño. Ellos me veían con tanta lástima, que ya no sabían como relacionarse conmigo.

Nunca hubo la opción de vivir con mi cuerpo, ni de otras formas de tener intimidad. Supongo que era todo acerca de la penetración, y si tenía esa cirugía, entonces sería capaz de ser una exitosa persona heterosexual y vivir una vida heterosexual, así que, básicamente, fui forzada a tener esta cirugía. No forzada, presionada, a tener esta cirugía.

Una vaginoplastia, es una incisión…no había ninguna abertura en absoluto, era solo puro músculo, así que tuve que tener un tubo de vidrio cosido dentro de mí durante 14 días. Tenía un catéter y no podía sentarme o pararme, era extremadamente doloroso. Me daban 75mg de petidina cada 4 horas durante 2 semanas.

Un día estaba acostada y el cirujano, entró con una gran cantidad de pasantes de medicina y corrió la cortina. Me pidió abrir mis piernas, para poder mostrarles el éxito que tuvo la cirugía. El no había hablado conmigo, no lo había discutido conmigo, no me había dado ninguna advertencia de que iban a venir.

Recuerdo haber estado muy enojada, por suerte había sido enfermera y sabía cuales eran mis derechos y me reusé. Él estaba bastante enojado conmigo, porque yo no les permití ver mi cuerpo de esa manera.

Estuve 2 años y medio en enfermería y todavía luchaba.

Se suponía que debía dilatarme con un tuvo de vidrio, todos los días, por el resto de mi vida, para mantener la apertura lo suficientemente grande para la penetración; pero cuando salí del hospital y traté de hacer esto, era tan terriblemente doloroso, que tomé el tuvo de vidrio y lo estrellé contra el suelo, y nunca mas volvía a dilatar desde entonces.

La presión para tener una cirugía correctiva, por parte de los doctores y de mi familia, fue muy, muy fuerte. No es algo que yo hubiera elegido hacer, si no hubiera sido forzada o altamente presionada a ser asignada a un género con el que no nací.

Desafortunadamente, esto sigue pasando hoy en día.

Hay muchas personas ahí afuera que están experimentando traumas y problemas mentales, por la forma en que fueron tratados, fueron tratados como si tuvieran una patología, siendo que los cuerpos con los que nacieron son naturales.

Cuando fui diagnosticada, yo estaba mal, mi cuerpo estaba mal, a mi cuerpo no se le permitió ser mi cuerpo.  Hay una equivocación contigo, y, esta,  tiene que ser ajustada y corregida, y no estamos dando el espacio para comprender que nuestras diferencias son normales.

Las personas intersexuales han sido parte de la sociedad desde el nacimiento de los seres humanos. Es una condición biológica natural. Hay 40 variaciones diferentes y estas pueden ser cromosómicas, hormonales, genéticas o físicas – puede ser una o una combinación de estas.

De hecho, las condiciones intersexuales, son tan comunes como los pelirrojos y, sin embargo, aquí estamos en 2014 y la mayoría de las personas no entienden que significa la intersexualidad.

A menudo, las personas intersexuales, son expuestas a intervenciones médicas cuando son bebés, o niñxs pequeños, así que insto a las personas, cirujanos y familias a hacer frente a sus propias fobias acerca de las diferencias, para llegar al fondo de eso, para descomprimir estos pensamientos.

No forzar, o decidir por alguien más si se debe realizar una cirugía correctiva, a menos que esa persona se sienta lista para hacer eso, una decisión que deben tomar ellos mismos, teniendo un claro entendimiento de todas sus opciones.

Shon Klose es un activista intersexual de Sisters and Brothers NT, un servicio de apoyo para personas de género diverso, sexo y sexualidad, que tiene su base en Northern Territory. Pueden ser contactados a través de su página web.

(Muchas gracias a Ben Allen de Alice Springs por componer y mezclar la música para las entrevistas de radio).

FUENTE: http://www.abc.net.au/local/stories/2014/12/01/4140196.htm

Anuncios

4 pensamientos en “Soy Intersexual: La historia de Shon Klose. Por Emma Sleath

  1. Pingback: Guía: Sobre la intersexualidad y terminología. Por OII Australia | Brújula Intersexual

  2. Pingback: INTERSEXUALIDAD: MITOS, REALIDADES Y NECESIDADES. Por Laura Inter | Brújula Intersexual

  3. Pingback: La cirugía para hacer que lxs niñxs intersexuales sean ‘normales’ debería ser prohibida. Por The Conversation | Brújula Intersexual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s