Fertilidad Intersexual

Fertilidad Intersexual

Por: Dr. Cary Gabriel Costello      

Fecha de publicación: 7 de septiembre del 2011

Traducción al español de: Mara Cristina Toledo Silva del artículo “Intersex Fertility”

 fertilidad

Mi hija no nació de una mujer. Esta es una idea que ha fascinado a la gente a través de los años.

La gestación de mi hija fue perfectamente “natural”, debo señalar que aunque la llevé dentro de mí, yo nunca fui del sexo femenino; fui diagnosticado con “Intersexualidad gonadal verdadera”. Fui asignado como mujer al nacer y viví como tal cuando di a luz, pero nunca me identifiqué con ese género, y ahora soy legalmente hombre.

Muchos mitos circulan alrededor del tema de la fertilidad intersexual, la mayoría de ellos perpetuados por los doctores. Todos ellos se relacionan con la corriente occidental actual, la ideología del binarismo sexual. Esta ideología sostiene que únicamente existen dos sexos y que esto es requerido por la “naturaleza” para poder perpetuar la especie humana. De hecho, el sexo es un espectro (para mayor información consulte: http://intersexroadshow.blogspot.mx/2011/01/phalloclitoris-anatomy-and-ideology.htmla y http://intersexroadshow.blogspot.mx/2011/04/intersex-genitalia-illustrated-and.html). Aproximadamente una de cada 150 personas tiene alguna característica intersexual. Sin embargo, en la sociedad occidental contemporánea nosotros somos invisibilizados, médicamente “corregidos”, eliminados. Y frecuentemente está invisibilización está ligada a la retórica sobre la fertilidad.

Una forma en la que libros de texto de medicina enmarcan a la gente intersexual como “trágica” es presentándonos frecuentemente como infértiles. No voy a gastar mi tiempo criticando la idea de que una persona debe de procrear para ser un adulto maduro y valioso, aunque sin duda no creo que esto sea verdad. Lo que quiero abordar desde una perspectiva intersexual, es el asunto de que muchos de nosotros somos capaces de reproducirnos. De hecho, los doctores frecuentemente toman medidas quirúrgicas para “normalizar” nuestros cuerpos, que como consecuencia nos hacen infértiles. Por ejemplo, existen niños que nacen con testículos externos, pero por poseer un falo pequeño o bien la ausencia de éste, a menudo son asignados como mujeres mediante la cirugía. La extirpación de sus testículos desde luego los convierte en infértiles. Los doctores etiquetan a estos niños como “incapaces de reproducirse” por su pene pequeño o a veces ausente, pero esto es ridículo. La penetración profunda no es necesaria para que un embarazo ocurra a través de una relación sexual. El tamaño del pene es irrelevante para el depósito de esperma. De hecho, la existencia de la fecundación in vitro deja ver que las relaciones sexuales no son estrictamente necesarias. Lo que los doctores están haciendo es confundir el hecho de tener un falo grande con el potencial de ser fértil y tener una identidad masculina. Esto es un pensamiento mágico, pero es usado por científicos supuestamente racionales que justifican la castración quirúrgica de los niños que tienen variantes genitales.

Para enmarcar a los individuos intersexuales usualmente como infértiles, los médicos presentan la reproducción de personas intersexuales como una curiosidad médica, justificando la publicación de artículos de “casos” y ellos señalan tal acto de procreación como una especie de “milagro médico”, en el cual el doctor que trata al paciente es el héroe. Deseando ser vistos como una luz, los doctores terminan ejerciendo mucha presión sobre aquellos de nosotros que somos intersexuales y potencialmente fértiles. Esta clase de presión externa es incómoda y también coercitiva, yo mismo lo he experimentado. Los médicos me dijeron que mi fertilidad probablemente declinaría a lo largo del tiempo, que mi útero atípico posiblemente tendría que “ser retirado”, y fui regularmente instado a no posponer mis intentos de tener un bebé. Aunque amo a mi hijo inmensamente, puedo ver la presión que fue ejercida sobre mí para concebir de una manera poco ética. Mi camino hacia la paternidad fue doloroso, involucró una serie de abortos involuntarios, un embarazo y una labor de parto difícil, con mi útero atípico, que duró 53 horas y me dejaron con heridas que tomaron muchos años en sanar.

Cuando se trata de facilitar la concepción o gestación de un intersexual, los doctores se colocan a sí mismos como héroes en dos sentidos. En primer lugar, ellos son héroes por hacer posible que surja una nueva vida (como si ellos fueran los únicos expertos en la procreación). Los médicos se presentan a ellos mismos de esta manera en todo tipo de tratamientos contra la infertilidad, no solo en los casos de pacientes intersexuales. Pero la segunda razón por la cual son héroes es única: los médicos que tuvieron el primer contacto y que escogen un sexo dicotómico para una persona intersexual, se presentan como si hubieran hecho una cosa brillante. Ellos intentan que la fecundación sea exitosa como validación de la asignación de sexo que le hicieron al individuo. Si una persona intersexual asignada como mujer queda embarazada (o una persona intersexual asignada como hombre logra inseminar exitosamente), los médicos presumen de haber tomado la “decisión correcta” en la asignación de sexo. Si un individuo intersexual expresa su insatisfacción con el sexo que le asignaron, implica una crítica a los profesionales médicos, lo cual hace que muchos de ellos se sientan inconformes. En lugar de cuestionarse acerca de la práctica quirúrgica de asignación en la infancia, lo que quieren es deshacerse de la crítica.

Esta presión ejercida sobre individuos intersexuales, para procrear con el fin de validar el sexo asignado por los médicos está causando la infelicidad de estas personas, esto es injusto y también aberrante. Persiste un patrón de evaluación desde un punto de vista médico de la ” asignación correcta ” a través de la actividad sexual. Si una persona es asignada como mujer, todo está bien si ella es capaz de “recibir un pene” en una penetración vaginal—y si realmente puede quedar embarazada a través de esta relación–¡Escuchad a los ángeles mensajeros cantar las alabanzas de los médicos salvadores! Como alguien que fue asignado como mujer y eventualmente tuvo un embarazo exitoso, puedo decirles que esta asunción no tuvo un impacto sobre mí. Para mí, así como para muchos, lo que más ha importado en mi asignación de sexo es mi identidad de género. Yo no me identificaba como mujer, y por eso me sentí inconforme con mi sexo asignado. La experiencia del embarazo no alivió mi malestar. Traer un hijo al mundo no “curó” mi disforia de género respecto del sexo que se me asignó. Esto no hizo que me sintiera “como una verdadera mujer”. Solo me hizo sentir embarazada.

Me alegro de haber sido capaz de convertirme en padre, pero la creencia de que esto debería haberme “curado” de la angustia que me generó la asignación de sexo, es un pensamiento mágico que sigue la línea de que la procreación “cura” a lesbianas u hombres gay y los convierte en heterosexuales. La identidad de género, la orientación sexual, y el estatus de procreación, son características independientes. Lesbianas, hombres trans e individuos intersexuales no son místicamente “convertidos” por los embarazos. Los hombres gay, mujeres trans y personas intersexuales que inseminan a alguien no tienen por qué ser considerados cis o un hombre dicotómicamente sexuado.

Algunas veces, las personas intersexuales asignadas al sexo femenino inseminan a su compañero, o individuos intersexuales asignados como hombres se embarazan. En la primera mitad del siglo XX, cuando los niños intersexuales rara vez o nunca eran asignados quirúrgicamente, y los médicos escribían al respecto “casos de hermafroditismo” que encontraban en personas adultas, esto fue un tema popular en las revistas de artículos médicos, pero este no es el caso hoy en día. Dado que no existe una razón por la cual las personas intersexuales deban nacer con menor capacidad reproductiva, que en el pasado, se proponen dos posibles explicaciones. O las intervenciones médicas están revisando a más personas intersexuales infértiles, o los médicos no tienen incentivos para publicar acerca de lo que ellos juzgarían como “un fracaso en la asignación de sexo”. Una persona a quien un médico ha asignado como mujer, se “supone” que no debe de embarazar a nadie, si fuera así, sería una prueba vergonzosa de que los médicos deberían haberla asignado como hombre. La idea de que alguien podría ser feliz con una asignación de sexo como mujer y también ser capaz de contribuir con la concepción de un hijo mediante la producción de espermas, de la forma que su cuerpo lo permita, no entra fácil y completamente en la imaginación. La ideología del género dicotómico que los médicos imponen torpemente sobre las personas intersexuales es nuevamente revelada.

Yo creo que el marco del sexo dicotómico también contribuye a la pregunta popular siempre presente, acerca de la fertilidad en los “hermafroditas”: ¿nos podemos fecundar a nosotros mismos? La respuesta es que esto es extraordinariamente poco probable, pero creo que la razón por la cual esta aburrida y vieja pregunta surge una y otra vez se debe a que las personas no tienen idea de todo lo que los cuerpos intersexuales son, tienen que usar su imaginación. Dada la ideología sexual dicotómica, se piensa, que si el “hermafrodita” es ambos, hombre y mujer, entonces debe de tener ambos conjuntos de “órganos”, es decir un pene y una vagina, testículos, útero y ovarios. Realmente, si tú alguna vez te quieres desesperar debido al nivel de ignorancia acerca de los cuerpos intersexuales, solo haz una búsqueda en internet sobre “embarazo hermafrodita”… Encuentro difícil decidir si reír o llorar al leer las reflexiones de la gente acerca de este tema.

Pero realmente no puedo culpar a la gente en la calle de la profundidad de su ignorancia. Las personas desconocen la existencia de los cuerpos y de las experiencias intersexuales, porque nos encontramos ocultos. Nuestro estatus sexual es borrado por los requisitos legales, nosotros fuimos declarados como hombres o mujeres al nacimiento. Nuestros cuerpos son censurados por los médicos al tratar de eliminar la evidencia de nuestra “desviación” física. La información acerca de los estados intersexuales no se enseña en las clases de biología de las escuelas. El hecho de que la variación sexual es muy común es un asunto guardado, por alguna razón secreta. Y la gran mayoría de las personas intersexuales están bien-entrenadas para mantener su “desorden” oculto.

Así que estoy menos preocupado por el tedioso-repetitivo: “¿Si tú eres hermafrodita, puedes fecundarte a ti mismo? una pregunta que cuestiona lo que soy de acuerdo al pensamiento mágico por parte de los médicos. Las personas intersexuales no son figuras trágicas debido a la infertilidad. Algunos de nosotros no queremos tener hijos, otros adoptamos. Y hay quienes, en efecto, tenemos nuestros propios hijos. Hemos hecho esto a través de la historia de la humanidad, no solo recientemente por milagros médicos. Muchos de nosotros cosechamos las recompensas, o frutos de la fertilidad en privado, sin artículos médicos proclamado una “estrella en el este”. De hecho muchas “correcciones” médicas de nuestras diferencias físicas nos hacen infértiles y no puedo ver por qué esto es tratado como algo sin importancia, cuando los médicos están tan dispuestos a escribir artículos acerca de sus “casos” donde demuestran la fertilidad. El pensamiento mágico detrás de la idea de que los médicos pueden validar una asignación de sexo a través de personas intersexuales contribuyendo con el componente “correcto”, óvulo o esperma, para lograr la concepción, simplemente perturba mi mente.

Es tiempo de pensar algo más sofisticado acerca de la fertilidad intersexual.

Fuente: http://intersexroadshow.blogspot.mx/2011/09/intersex-fertility.html

Anuncios

4 pensamientos en “Fertilidad Intersexual

  1. Pingback: Cinco cosas que puedes hacer por tu hijx intersexual. Por Georgiann Davis | Brújula Intersexual

  2. Pingback: ‘No sabemos si su bebé es un niño o una niña’: creciendo intersexual. Por Jenny Kleeman [The Guardian] | Brújula Intersexual

  3. Pingback: El dilema de una mujer intersexual: ¿Es poco ético no revelar la que eres intersexual [a una posible pareja]? Por Dan Savage | Brújula Intersexual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s