Mi esposo y yo, ¿ahora somos hombres gay? ¿Cómo llegamos a ser minorías sexuales? Nuestra historia de amor intersexual. Por Anunnaki Ray

Mi esposo y yo, ¿ahora somos hombres gay? ¿Cómo llegamos a ser minorías sexuales? Nuestra historia de amor intersexual.

Por Anunnaki Ray

Fecha de publicación: 27 de enero de 2016

Traducción del artículo “Are my Husband and I Gay Men Now? How We Became Sexual Minorities, Our Intersex Love Story” de Anunnaki Ray

Fuente: http://anunnakiray.com/2016/01/27/are-my-husband-and-i-gay-men-now-how-we-became-sexual-minorities-our-intersex-love-story/

 ¿Cómo es que mi esposo y yo llegamos a ser una minoría sexual?

Primero que nada, yo no buscaba ser una minoría sexual. Ninguno de nosotrxs elegimos la forma con la que nacemos. Nací como una persona intersexual 46,XX. Mi esposo y yo nos enamoramos en 1989. Él nunca se imaginó que después de veintisiete años conmigo, algún día yo diría que había tenido suficiente de mi apariencia femenina en la tierra.

anunnaki esposo1

Imagen: octubre de 2014

Escondí mis diferencias masculinas, físicas y de comportamiento, hasta octubre de 2014, cuando sentí que ya ¡había tenido suficiente! Mi esposo y yo solíamos parecer una pareja cisgénero heterosexual, una familia estadounidense típica. Yo tenía una apariencia femenina, e incluso algunos decían que era muy bonita. Desde los tres años de edad, sabía que era un niño, pero los profesionales tuvieron que enseñarme lo contrario. Iba a ser criada como una niña, y así sucedió.

¿Por qué esperé hasta los cuarenta y seis años para recuperarme a mí mismo?

En octubre de 2014, a la edad de cuarenta y seis años, tuve suficiente de mi apariencia femenina en este mundo. Suspendí todo lo que podría hacer que hormonalmente pareciera una mujer, y decidí abrazar mi masculinidad decidiendo ir a ver a un doctor que se dedicaba a lo transgénero, que me prescribiría hormonas. ¡En ese momento también finalicé la guerra contra mi vello corporal! ¡Dejé que todo creciera! ¡Y ha sido glorioso!

Regresando a cuando lloraba por ayuda en la década de 1980, no fui afortunado como para encontrar ayuda. Buck Angel (este enlace es de un video de él compartiendo su historia), alrededor de ese mismo momento, estaba llorando en los hospitales psiquiátricos. Pero, a diferencia de él, mis doctores no me ayudaron. Nunca supe exactamente porque, pero si sé que la medicina transgénero es aún un tabú. Tristemente, cuando compartí [que siempre había sentido que era un hombre], mi familia y los doctores me dijeron que estaba loco. Peor aún, cuando le dije a mi novio que me sentía como un hombre gay, el me violó y me golpeó. Él finalmente iba a resolver mi “problema”. Así que lo escondí aún mas profundamente en mi interior.

No fue hasta que estuve desesperadamente enfermo físicamente, que mi espíritu finalmente comenzó a revelarse dentro de mí, y ¡quería que saliera a la luz! Quería ser visto por lo que realmente soy. Quería ver si podía recuperar mi salud, si dejaba de envenenarme a mí mismo con las medicinas que los doctores me prescribían. Al final, usaba un bastón, dormía dieciséis horas al día en una cama de hospital en nuestro hogar. Usaba una silla de ruedas eléctrica en lugar de caminar a lugares un poco distantes.

anunnaki esposo2

Imagen: Primer trimestre, octubre 2014

Para el 18 de diciembre de 2015, decidí comenzar a inyectarme incluso más testosterona; y viviría con “hormonas andróginas” (tanto masculinas como femeninas) por un tiempo. Esto no solamente ayudaría a mis músculos, debido a que tenía problemas con mis músculos además de disfunción sexual, sino también me ayudaría a desarrollar incluso más rasgos sexuales secundarios que son en su mayoría percibidos como de género masculino. Esto no funcionó como lo había planeado. Para marzo de 2015, me fui hormonalmente a tiempo completo con las hormonas masculinas. Esto terminó con mi ciclo hormonal femenino, con lo que estuve de acuerdo. Nunca me había sentido tan feliz y soy emocionalmente más estable. La paz llegó a mi cuerpo. Ahora ya no ocupo la silla de ruedas y levanto pesas y ando en bicicleta.

Pero, después de unos pocos meses de tener más altas las hormonas masculinas, como una varita mágica, mi esposo desde hace veintisiete años y yo, parecíamos una pareja gay. Mi apariencia de hombre femenino, y andrógino, no es siempre bien recibida.

¿Esto significa que mi esposo y yo somos gay?

En realidad no, pero la sociedad dice que sí.

A mi esposo le gusta decirle al mundo que es “Anunnaki sexual”, no “gay”. Sí, él ahora esta con alguien del mismo género, ya que yo cambié legalmente mi género. Pero, debido a que tengo un cuerpo intersexual, y él solo me ama a mí, solo me desea a mí, y nunca se ha sentido atraído por la sexualidad masculina cisgénero; no, él no se siente gay. Para mí, sí, me siento gay, pero fiel a mi esposo. Estamos profundamente enamorados, somos sexualmente compatibles, hemos creado nuestra familia con tres hijos, y me siento seguro con él.

Solo por diversión, comparto las banderas que describen mi sexualidad:

anunnaki esposo3

Imagen: Las banderas: La bandera intersexual, la bandera de los aliados [LGBT], la bandera de arcoíris LGBT, la bandera Bi Género, y dos banderas Genderqueer.

Mi esperanza es que en algún momento lleguemos a darnos cuenta, como seres humanos, que no importa como definamos nuestro género o sexualidad, que algún día todxs tengamos los mismos derechos. Como activista, ¡con orgullo me uno a ustedes!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s