Propuesta sobre los Principios de Yogyakarta: Problemáticas de derechos humanos (DDHH) y perspectivas desde la experiencia de la comunidad intersexual en México.

*Texto enviado para la revisión por los diez años de los Principios de Yogyakarta a nombre de Brújula Intersexual, en colaboración entre Laura Inter (Brújula Intersexual) y Hana Aoi (Vivir y Ser Intersexual)

Convocatoria de propuestas sobre los Principios de Yogyakarta

yogyakarta

Problemáticas de derechos humanos (DDHH) y perspectivas desde la experiencia de la comunidad intersexual en México.

Con relación a la revisión por el décimo aniversario de los Principios de Yogyakarta, nosotrxs lxs integrantes del proyecto Brújula Intersexual hacemos de su conocimiento nuestra perspectiva sobre las principales problemáticas de DDHH y demandas a partir de la experiencia de la comunidad intersexual en México, así como nuestras sugerencias sobre cómo los Principios deberían ser suplementados para abarcar debidamente tales problemáticas, apoyándonos en el estado actual de la ley internacional y en acontecimientos legales recientes en diferentes países que sirven de ejemplo y pueden ser una referencia para otros países, a fin de crear marcos legales y mecanismos judiciales que aseguren la observancia de los DDHH para la comunidad intersexual.

Nota: dado que no existe un acuerdo formal sobre el uso inclusivo de género en sustantivos, artículos y pronombres en la lengua castellana, en el presente texto empleamos la letra “x” ahí donde se hace imperativa (por ejemplo, “lxs”, “nosotrxs”, “niñxs”)

Los Principios y las problemáticas de DDHH de las personas intersexuales.

Procedimientos médicos forzados.

Las personas intersexuales, específicamente cuando son niñxs (niñxs según la definición de la Convención de los Derechos de la Niñez), son particularmente vulnerables a prácticas innecesarias, irreversibles y dañinas de por vida, debudo a nociones estereotípicas que atan al género con el aspecto de las características del sexo. Dado que la opinión de unx niñx raramente es solicitada o expresada incluso cuando su propio cuerpo es el que está en juego, son las creencias de sus padres y médicos sobre cómo debe lucir un cuerpo humano que dan pie a procedimientos médicos innecesarios e irreversibles sobre las características del sexo de lxs niñxs intersexuales en su infancia temprana.

Aunque el Principio 18 ya establece que ninguna persona debe ser forzada a atravesar ningún tupo de práctica médica dañina con base en estereotipos culturales, creemos que debe ser suplementado para reflejar el hecho de que los profesionales de la salud no deberían realizar ningún procedimiento médico mediante la coerción hacia los padres de lxs niñxs, imponiéndoles sus nociones personales del género y las características del sexo, que a menudo es la causa por la cual muchos padres dan su consentimiento (en su calidad de tutores legales) a

dichas prácticas. Aún más, los Principios 28 y 29 deben incluir a las personas intersex como sujetos del derecho a la remediación y la obligación de los Estados a perseguir las violaciones al derecho estipulado en el Principio 18.

Acerca de la aplicación de la ley en materia de DDHH en Chile.

Es digno de destacar en este punto el logro conseguido en Chile en diciembre de 2015, cuando una política pública conocida como Circular 18, desarrollada por el Consejo Nacional para la Infancia, fue emitida por el Ministerio de Salud. Este documento establece no solo que todos los tratamientos médicos de normalización en niñxs intersex deben cesar, sino también que el cuidado de cada caso no solo recaerá en médicos o equipos interdisciplinarios, sino también en el propio Ministerio de Salud, el cual, a nombre del Estado (como lo indica el Comité sobre los Derechos del Niño), dará seguimiento a lo que les acontezca. Este es un gran ejemplo de una política que reconoce el respeto a los DDHH de las personas intersexuales, pero también un ejemplo de un instrumento de ley emitido desde una agencia gubernamental (Godoy, 2016, en Informe Anual sobre Derechos Humanos en Chile), y en este aspecto, una herramienta para padres y aliados de la comunidad intersexual para proteger a niñxs de procedimientos forzados.

Acceso a servicios de salud de la más alta calidad posible.

Otra problemática típica es la ausencia de una adecuada preparación de los profesionales de la salud en cada disciplina y área, al tratar a personas intersexuales. El Principio 17 exhorta a todos los Estados a asegurarse que todas las personas trabajando en el sector salud estén educadas y entrenadas para facilitar sus servicios con el mayor respeto a la orientación sexual e identidad de género (SOGI, por sus siglas en inglés) del individuo. Sin embargo, consideramos que debería ser suplementado a fin de que las variaciones intersexuales sean atendidas como desórdenes o trastornos patológicos, motivando a los profesionales del sector salud a reconocer las características del sexo como algo más complejo que solo la noción binaria de sexo y género.

El mismo Principio debería reforzar el derecho de lxs niñxs a expresar su opinión con relación a su propio cuerpo. En este caso, debería exhortar a todos los Estados a asegurarse que cualquier clase de procedimiento clínico acerca de las características del sexo de niñxs intersexuales sea postergada hasta que puedan expresar claramente su opinión y participar de la decisión sobre someterse o no tales procedimientos.

Finalmente, existen condiciones asociadas a algunas variaciones intersexuales, algunas de las cuales ponen en riesgo la vida del individuo. El Principio 17 también debería enfatizar la necesidad de las personas intersexuales de un servicio de salud adecuado a su condición, separando tajantemente esta necesidad médica de cualquier otro procedimiento normalizador sobre sus características del sexo.

Documentos legales.

Existe el caso donde los certificados de nacimiento son negados a los padres si no entregan evidencia del género a asignar (por ejemplo, estudios clínicos, incluso la ejecución de procedimientos de asignación de sexo). Tal actitud puede ser interpretada como discriminación, basada en la noción de que sexo y género son inseparables.

Aunque idóneamente una solución podría ser remover el marcador de género de los documentos legales, aún faltan otros pasos que deben ser dados en dirección a la visibilidad de la intersexualidad y la comprensión de sus problemáticas a fin de prevenir la discriminación y el estigma. Creemos que la asignación de género al nacer debería ser decisión de los padres, no así la realización de procedimiento médico alguno sobre las características de sexo del menor. Si posteriormente en un momento de su vida ese niñx expresa opinión e involucra una reasignación en el marcador de género, debería serle facilitado. Por tanto, los Estados deben reforzar este derecho específico para permitirle a personas intersexuales (y a sus padres, cuando estas personas son aún menores) obtener toda clase de documentos legales sin necesidad de probar el género basándose en las características del sexo.

El Principio 3 ya establece que todas las personas deben ser reconocidas ante la ley. Sin embargo, debería ser suplementado para reflejar esta obligación de los Estados.

Acerca de la aplicación de la ley en materia de DDHH en Australia.

En este sentido, es digno de mencionar el caso del Acta de Enmienda sobre Discriminación de Sexo emitida en 2013 por el Senado australiano, la cual habilita la emisión de pasaportes en toda Australia sin necesidad de especificar un género, al proveer una tercera opción en la forma de una “X”. Si bien coincidimos en que tal opción abre una posibilidad para las personas intersexuales cuya identidad de género no encaja en las clasificaciones típicas de masculino y femenino, debería ser cuidadosamente considerada ya que una opción así podría agitar la problemática antes que solucionarla en países donde la discriminación por identidad de género aún es asunto de vida o muerte. Creemos, no obstante, que los Principios deben reflejar el derecho al acceso a documentos legales sin importar la identidad de género, y sin la obligación de estipular ningún género, lo cual puede ser, de hecho, una variante de la solución en Australia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s