Soy Intersexual y estoy aquí. Por Jackie Green

Soy Intersexual y estoy aquí

Por Jackie Green

Traducción: Laura Inter del artículo “I Am Intersex and I Am Here” de Jackie Green

Fuente: https://westmichiganwoman.com/blog/item/1758-i-am-intersex-and-i-am-here

jackie green

Fotografía cortesía de Elise Kutt

“Soy una del dos por ciento”.

Esta es una afirmación que no me hubieras escuchado decir hace unos años – sobre todo por temor y vergüenza.  Probablemente te estés preguntando: “¿Dos por ciento de qué?” Bueno, soy parte del aproximadamente dos por ciento de la población que nace intersexual.

Si esta palabra te resulta desconocida, déjame desglosarla: las personas intersexuales nacen con características sexuales físicas que no se ajustan a las definiciones “típicas” de masculino o femenino. En mi caso, nací con cromosomas XY – que son típicamente “masculinos” – y testículos internos en lugar de un útero y ovarios. En su exterior, mi cuerpo tiene una apariencia típicamente “femenina”.

Algo que viene con diagnósticos como el mío, es mucho temor a que “descubran” que eres diferente a lo que la sociedad está acostumbrada.

Para mí, mis testículos internos producían estrógenos. Pero a la edad de 15 años, los doctores le dijeron a mis padres que tenían que extirparlos. Convencieron a mis padres de que quedarme con los testículos podría causar cáncer, y sería “mentalmente perjudicial”, para mí como una joven mujer, si las personas descubrían que los tenía. No fue hasta años después que me enteré que esta cirugía era médicamente innecesaria. De hecho, pudiera haberme beneficiado de la producción hormonal natural.

En ese entonces, no estaba totalmente consciente de la razón por la que estaba pasando por el bisturí, ni de las consecuencias de una cirugía que me quitó mis órganos productores de hormonas. A los 15 años, ya estaba completamente desarrollada y había atravesado la pubertad. Todavía es importante tener estrógeno siendo mujer, y fui forzada a tomar medicación debido a mi falta de estrógeno natural.

Fue una época bastante confusa. Solo era una estudiante de primer año en la escuela preparatoria. Regresé de cirugía después de las vacaciones de navidad y aún no podía usar pantalones de mezclilla, debido a la incisión que se extendía a lo ancho de mi abdomen. Se suponía que no podía usar las escaleras por unas semanas mientras sanaba, así que la escuela me dio la llave del elevador. Llegué tarde dos veces a clase por eso, y muchos de los estudiantes me preguntaron porque tenía que utilizar el elevador, así que comencé a forzarme a usar las escaleras, aunque me doliera.

Mentí por años, a todos a mí alrededor. Mentí tanto, que comencé a creer mis propias mentiras. “Tuve una histerectomía”, dije a la mayoría. Deje que el temor a que las personas descubrieran que era diferente me mantuviera en silencio.

No fue hasta que me casé y quería un bebé, que esto realmente impactó mi hogar. Mi hermana me dijo que ella podía embarazarse por mi esposo y por mí. Tuvimos éxito al conseguir óvulos de un donante, y usamos el esperma de mi esposo para realizar una fertilización in vitro. Por suerte para nosotros, funcionó después de unos pocos intentos; actualmente, somos los orgullosos padres de una bebé de 10 meses de edad.

En ese entonces, estaba trabajando como reportera de un programa para FOX17. Estando en los medios de comunicación, era fácil anunciar la noticia de nuestro embarazo. Cuando lo hice, la gente tenía preguntas. ¿Porque mi hermana estaba haciendo esto por mí? La gente seguía preguntando qué era lo que estaba mal conmigo, y tuve el súbito y violento impulso de gritar: “¡Nada está mal conmigo!

Solo soy diferente.

Así que, justamente eso hice – lentamente comencé a contar mi historia, poco a poco, ayudando a las personas a entender que el no ser capaz de tener un bebé, era muy difícil para mí.

Pero eso no significaba que algo estuviera mal conmigo.

Al contar mi historia, he escuchado de otras madres de Michigan, cuyas hijas nacieron con una variación intersexual. Se sentían asustadas y tenían miedo a lo desconocido. Les digo que no hay nada que temer. Nada está mal con sus hijas. Simplemente son un poco diferentes.

Ahora me apasiona detener las cirugías médicamente innecesarias e irreversibles, como la que me realizaron a mí. Las cirugías en individuos intersexuales, son llevadas a cabo por miedo – miedo a un cuerpo que no entienden ni pueden catalogar en una casilla de “masculino” o “femenino” en un pedazo de papel. Estas cirugías representan violaciones de derechos humanos, y en el futuro, quiero que otras personas intersexuales, especialmente las personas jóvenes, no sientan vergüenza.

En el Grand Rapids ArtPrize 2014, vi una pieza de arte que invitaba al público a confesar algo acerca de sí mismos. Noté que alguien escribió: “Soy intersexual y estoy aquí”.

A ti, te digo: “No estas solx. También estoy aquí”.

Jackie Green es la anfitriona de “Tardes con Jackie Green” en el 105.3 HOT-FM y vive con su esposo, Jim, y su hija, Greenleigh, en Grand Rapids. Cuando no está trabajando, es una activa corredora y es la actual Srta. Michigan US Continental. Está utilizando su plataforma para defender a lxs jóvenes intersexuales. Puedes contactar con Jackie en Facebook en facebook.com/OnAirJackie.

Para más información:

AIS-DSD Support Group

interACT: Advocates for Intersex Youth

Anuncios

Un pensamiento en “Soy Intersexual y estoy aquí. Por Jackie Green

  1. Pingback: Ir al Doctor cuando eres intersexual. Por Jackie Green | Brújula Intersexual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s