Si un doctor le dice a un padre que la cirugía podría prevenir que su hijo(a) se suicide, no es verdad. Por Kyle Knight

Si un doctor le dice a un padre que la cirugía podría prevenir que su hijo(a) se suicide, no es verdad

Por Kyle Knight

Fecha de publicación: 10 de septiembre de 2017

Traducción: Laura Inter del artículo “If a Doctor Tells a Parent That Surgery Could Prevent Their Child’s Suicide, It’s Not True” de Kyle Knight

Fuente: https://www.hrw.org/news/2017/09/10/if-doctor-tells-parent-surgery-could-prevent-their-childs-suicide-its-not-true

Este es un consejo que los doctores están dando, y no está basado en la ciencia, sino en el miedo a la diferencia.

HRW
Niña de dos años y medio de edad, que nació con características intersexuales, camina con sus padres en su jardín. Los padres decidieron posponer todas las cirugías médicamente innecesarias hasta que la niña pueda decidir por sí misma. 2017 Human Rights Watch

A principios de este año, algunos destacados pediatras especializados me dijeron que de manera rutinaria aconsejan a los padres de infantes para que consideren la cirugía en los órganos sexuales de su bebé, con el objetivo de disminuir el riesgo de suicidio que puede presentarse más adelante en su vida. Esta declaración no está basada en datos médicos, y no es ético que un doctor ofrezca una cirugía irreversible y que evidentemente no es urgente, a unos nuevos padres que se encuentran comprensiblemente confundidos y preocupados, para evitar un hipotético daño futuro.

Entonces, ¿por qué esto está sucediendo?

El año pasado me la pasé entrevistando a adultos intersexuales, padres de niñxs intersexuales y doctores que se especializan en tratarlos. Alguna vez llamados “hermafroditas”, las personas intersexuales representan casi el 2 por ciento de la población – sus cromosomas, gónadas, u órganos sexuales no encajan con los que consideramos típicamente masculinos o femeninos. Una de las razones por las que hemos escuchado tan poco acerca de las personas intersexuales es que, basándose en una teoría médica ahora invalidada, que se popularizó en los años sesenta, los doctores a menudo les realizan cirugía en la infancia. Generalmente dicen que la finalidad es hacer más fácil para lxs niñxs el crecer de manera “normal”. Pero como demostró nuestro reciente informe, los resultados a menudo son catastróficos, los supuestos beneficios en gran medida no han sido probados, y rara vez son urgentes las consideraciones en la salud que requieren una intervención inmediata e irreversible. Uno de los muchos riesgos de las cirugías es asignar el género equivocado.

“Es dañino realizar asignaciones sexuales que se basan en características distintas a la identidad de género”, testificó la Dra. Deanna Adkins, directora del Centro para la Atención del Niño y el Adolescente de la Universidad de Duke, ante un tribunal de Carolina del Norte: “En los casos donde la cirugía fue realizada antes de que el niño tenga la capacidad de entender y expresar su identidad de género, estos individuos han experimentado una angustia significativa”.

Actualmente, se está produciendo una corriente que busca poner fin a los riesgos, señaló la Dra. Adkins.

Mi organización, Human Rights Watch, se ha unido a las Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud, Amnistía Internacional, las más importantes organizaciones LGBT en EUA, los tres ex-cirujanos generales de EUA, y a todas las organizaciones dirigidas por personas intersexuales alrededor del mundo, pidiendo se ponga fin a las cirugías médicamente innecesarias y no consensuales, en niñxs intersexuales. The American Medical Association Board of Trustees, este año recomendó se respeten los derechos de autonomía y consentimiento informado de lxs niñxs intersexuales.

Pero algunos médicos se rehúsan a aceptar que el status quo es dañino.

Hoy, en el Día de la Prevención del Suicidio, las entrevistas con dos doctores que defienden la cirugía temprana resuenan en mis oídos.

Un urólogo pediatra reconoció que era posible criar a unx niñx, conforme a cualquiera de los géneros, sin cirugía. Pero, citando los índices de suicidio de personas transgénero, dijo: si nos abstuviéramos de realizar cirugías de asignación sexual en niñxs intersexuales, tendría como resultado que el “97 por ciento de los pacientes tuvieran disforia de género”. Dijo que esto lo pone en una situación complicada. Explicó: “Eso lleva a un 40 por ciento de riesgo de suicidio. No solo a pensamientos suicidas. Suicidio. En realidad lo llevan a cabo, o tratan de hacerlo. Esa es una cifra asombrosamente grande… Así que esta es una carga inmensa”.

Sugerir que la cirugía de asignación sexual en un niñx intersexual lo salva de un futuro intento de suicidio, no solo es intelectualmente deshonesto, sino que elude el problema real.

Primero, mientras el temor a que sus hijxs sean acosados es una experiencia legítima y palpable para todos los padres, las operaciones quirúrgicas en niñxs intersexuales nunca han demostrado prevenir el bullying o acoso. Es cierto que los datos muestran que las personas transgénero en los EUA, tienen un riesgo de intento de suicidio del 41 por ciento durante sus vidas, comparado con el 4.6 por ciento de la población general de EUA. Pero el riesgo es impulsado por factores que incluyen la discriminación y el acoso – y en algunos casos, los malos tratos por parte de los doctores – no debido a si sus genitales coinciden con su identidad de género.

Segundo, realizar cirugía en niñxs intersexuales no asegura que sus genitales coincidirán con su identidad. Los estudios han encontrado tasas de rechazo a la asignación de género entre lxs niñxs intersexuales, que van desde un 5 a un 40 por ciento, dependiendo de la condición. Contrario a la afirmación de ese urólogo, que dijo que dejar a sus pacientes intersexuales intactos les causaría disforia de género, la cirugía irreversible puede dejarlos con cuerpos que no coinciden con sus identidades.

Tercero, lxs niñxs deberían tener el derecho a negociar esas complejas dinámicas sociales por sí mismxs mientras crecen, y decidir cuándo, y si desean o no, someterse a cirugía – en lugar de imponerles estas decisiones. Un reciente informe de investigación de la República Dominicana, donde se deja intactxs a la mayoría de lxs niñxs intersexuales, mostró que la consciencia social, y la respuesta de los padres y maestros, ayuda a mitigar el bulliyng y acoso – al igual que con cualquier otro niñx.

De hecho si es una carga inmensa – pero no para el doctor.

Más bien, es una carga para los padres de lxs niñxs intersexuales, quienes me dijeron que se sintieron intimidados por los doctores para que eligieran estas cirugías cosméticas de alto riesgo. Y es una carga para lx niñx, quien crecerá con cicatrices físicas permanentes y pensando que su cuerpo es vergonzoso, que necesita ser “corregido” por un escalpelo.

Lxs niñxs intersexuales merecen algo mejor – en especial de los doctores que se especializan en su cuidado. Y ningún padre debería tener que preguntarse si un pediatra le está diciendo la verdad.

Necesitamos prohibir estas cirugías en niñxs que son demasiado jóvenes para decidir por sí mismxs que es lo que quieren – excepto en los casos de verdadera necesidad médica, que esté basada en datos – para proteger a lxs niñxs de los daños que pueden perdurar por el resto de sus vidas. Esto protegería a los padres del deshonesto juego de palabras que actualmente continúa en las clínicas. Y permitiría a lxs niñxs intersexuales desarrollarse y obtener apoyo cuando lo necesiten.

Como me dijo un padre de una niña de dos años de edad con una condición intersexual: “El mundo puede ser un lugar difícil para las personas que son diferentes, y no soy ingenuo respecto al hecho de que esto podría generar algunas dificultades sociales para mi hija”. Él y su esposa visitaron a múltiples especialistas, muchos de los cuales los amenazaron con consecuencias sociales, que tienen como base un entendimiento hipotético de que podría significar crecer con un cuerpo que es un poco diferente del de la mayoría de la gente. El padre dijo: “No creo que la solución sea someterla a anestesia y realizarle una cirugía sin su consentimiento, eso es irreversible”.

Los padres están buscando el consejo de los médicos encargados de interpretar los datos y proteger la vida. Ciertamente no es una carga para los doctores el evitar asustar a los padres con información incompleta e incorrecta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s