Archivos

‘Nadie nos podía decir el sexo de nuestro bebé, así que tuvimos que escoger’. Reportaje de Sabrina Rogers-Anderson

‘Nadie nos podía decir el sexo de nuestro bebé, así que tuvimos que escoger’

Reportaje de Sabrina Rogers-Anderson

Fecha de publicación: 21 de agosto de 2015

Traducción de Laura Inter del artículo ‘No one could tell us the sex of our baby, so we had to choose’ Por la reportera: Sabrina Rogers-Anderson

Fuente: http://www.kidspot.com.au/no-one-could-tell-us-the-sex-of-our-baby-so-we-had-to-choose/

 agender-baby-100x750-300x210

Nota importante: Antes de leer el reportaje es necesario que sepan que no había necesidad de que los doctores medicalizaran a este saludable bebé intersexual, y asustaran innecesariamente a su familia con situaciones de las cuales no tenían certeza que sucederían al pequeñx.

¿Puedes imaginar el tener que decidir si vas a criar a tu bebé como un niño o como una niña? Ese es el dilema, increíblemente difícil que enfrentaron los padres de Charlie*, escribe Sabrina Rogers-Anderson.

*Los nombres han sido cambiados.

Cuando Laura Thompson* se enteró que estaba embarazada de su cuarto hijx, estaba muy contenta. Como ya tenía tres niños, esperaba en secreto una niña, pero sobre todo, solo quería que su bebé fuera saludable.

A las 12 semanas, Laura fue por un examen de translucencia nucal, el cual evalúa el riesgo de que el bebé pueda tener Síndrome de Down u otras anormalidades cromosómicas. El resultado del examen fue que había un alto riesgo de que el bebé tuviera Síndrome de Down, dice Laura.

“Creo que las probabilidades eran de una en 80, pero no estaba demasiado preocupada, porque sabía que a muchas personas en ese examen les sale un alto riesgo y sus bebés nacen bien. Así que fuimos para una amniocentesis (un análisis de una muestra de líquido amniótico), y dos semanas después, recibimos una llamada en la que nos dijeron que nuestro bebé no tenía Síndrome de Down. Pero también nos dijeron que no podían determinar el género porque nuestro bebé tenía una mezcla de cromosomas X, XY y XO.” dijo Laura.

Cuando los cromosomas dicen una historia confusa…

 

A Laura le dijeron que lo más probable era que su bebé fuera una niña, y que tuviera Síndrome de Turner, un desorden genético que solo afecta a las mujeres y puede causar una variedad de problemas de salud, incluyendo infertilidad, defectos congénitos en el corazón, baja estatura y problemas de audición.

“Estaba muy asustada,” dijo Laura.

Dos semanas después, los Thompsons realizaron otro ultrasonido con la esperanza de saber más acerca del sexo de su bebé.

“En ese momento, realmente esperábamos que fuera otro niño, porque era mejor que tener una niña con Síndrome de Turner,” dijo Laura. “Así que cuando nos dijeron que era una niña, estábamos bastante alterados. Nos dijeron que teníamos que ver a especialistas en medicina materno-fetal en Brisbane, que es se encuentra a cuatro horas de camino de Nundaberg que es donde vivimos. Pero valió la pena, porque el especialista nos dio un mejor panorama sobre los resultados y nos dijo que tener un bebé con Síndrome de Turner no es el fin del mundo.”

Cuando nadie te puede decir si tienes un niño, o una niña

Desafortunadamente, la montaña rusa emocional apenas estaba empezando para los Thompsons. Ultrasonidos subsecuentes, revelaron que el sexo del bebé era ‘ambiguo’, así que los médicos le dijeron a la pareja que tendrían que esperar a que naciera el bebé para saber su sexo. “Sin embargo, no solo se trataba del género,” dice Laura. “No sabíamos si el corazón del bebé estaría bien, o como sería su apariencia, porque algunas veces pueden nacer con el cuello membranoso y otras condiciones. No teníamos idea de que esperar.”

A las 38 semanas, el médico de Laura decidió inducir el parto, porque su presión sanguínea había comenzado a subir. Una vez que todo el trabajo duro ya estaba hecho y el bebé nació, ella estaba segura de que finalmente se resolvería el misterio, pero no tuvo suerte.

“Aún no eran capaces de decir si era un niño o una niña,” dijo. “Pregunté y alguien me dijo, ‘Es un niño’ y luego uno de los otros médicos dijo ‘No’. Y solo estábamos sentados ahí. Había todo un grupo de pediatras y rápidamente se llevaron a nuestro bebé.

Al día siguiente, se realizaron ultrasonidos y los médicos dijeron que se podía ver un útero en el interior. Pero, en el exterior, el/la pequeñx de los Thompsons tenía genitales masculinos de apariencia normal.

“Fue tan confuso para ellos como lo fue para nosotros,” dijo Laura. “Así que se llevaron a nuestro bebé a Brisbane para realizarle más exámenes.”

 

¿Cómo realizas una decisión como esta?

 

Después de varios días de exámenes, los médicos de Brisbane, finalmente admitieron su derrota. Explicaron que las hormonas del bebé no les decían nada y que los cromosomas aún eran XY, XO, dijo Laura.

“Cuando existe un XO, usualmente asumen que es una niña, pero realmente no podían decirnos que era lo que había sucedido. Básicamente nos dijeron que nosotros tendríamos que decidir el sexo y que ellos nos apoyarían en lo que sea que decidiéramos.”

Enfrentados a la decisión más difícil de sus vidas, los Thompsons se sentían perdidos en cuanto a que era lo que les dirían a sus familiares y amigos, o que nombre le pondrían a su bebé.

El psicólogo nos dijo que usáramos un nombre unisex, así que escogimos Charlie porque sentimos que podía usarse para ambos sexos,” dice Laura.

Con ese pequeño obstáculo fuera de nuestro camino, la pareja habló con los especialistas e informó la decisión acerca del género de su bebé.

“El cirujano en jefe nos dijo que en los casos de verdaderos bebés intersexuales, como Charlie, que tenía partes reproductivas masculinas y femeninas, por lo general se toma en cuenta lo que hay en su cerebro, “ dice Laura. “Y creían que él/ella podría haber estado expuestx a la testosterona cuando estaba dentro de mí, así que en su cerebro se sentiría como un niño. Claro que no había garantías, pero decidimos que sería varón.”

Después de todo el estrés y la angustia, los Thompsons finalmente pudieron llevarse a Charlie a casa. Pero tan solo unas semanas después, comenzó a sufrir de una dolorosa hernia. Mientras le realizaban la cirugía para arreglarla, los médicos notaron que uno de sus testículos era en realidad un ovario conectado a una trompa de Falopio que a su vez estaba unida a su útero.

“Estaba caído y actuaba como un testículo, así que lo subieron,” dice Laura. “Ahora esta en su abdomen donde se supone que tiene que estar. También descubrieron que tenía una vagina, la cual estaba conectada con el útero, pero estaba dentro de su uretra, así que no tenía dos orificios externos como los tendría una niña. Los médicos hubieran estado felices de eliminar las partes femeninas, pero debido a que nosotros no estábamos seguros de que fuera un niño, no sentíamos que debiéramos eliminar sus partes femeninas, ya que él pudiera quererlas después.”

Aún existe una gran cantidad de estigma que acompaña a las personas intersexuales, pero los Thompson esperan que esto cambie pronto.

“Para cuando Charlie sea un adolescente, esperamos que las personas tengan una mente más abierta en cuanto a esto,” dice Laura. “Lo apoyaremos sin importar lo que elija. Para nosotros, esto no se trata de hacerlo normal, porque no vemos nada malo en él.”

La historia de “M” un bebé intersexual. Por Minna Burgess

La historia de “M” un bebé [intersexual]

Escrita por Minna Burgess una fotógrafa de bebés de Brisbane

Traducción de Laura Inter del texto “baby M’s story” escrita por Minna Burgess

Fuente: http://minnaburgess.com/baby-millers-story/

Para un gran porcentaje de futuros padres, existe una pregunta que siempre quieren hacer cuando van por el ultrasonido de su bebé de 20 semanas: “¿Es un niño o una niña?” La mayoría diría que solo existen dos posibles respuestas a esta simple pregunta, sin embargo, para Jane y su esposo Stuart la respuesta que eventualmente recibieron, fue más complicada de lo que podrían haber imaginado. Hablé con Jane acerca de la increíble montaña rusa de emociones que su familia emprendió a mediados del año pasado, cuando le dijeron que los médicos no tenían manera de saber el verdadero género de su cuarto bebé.

Fotografía de Minna Burgess

Fotografía de Minna Burgess

Ocho exploraciones, durante la primera mitad del embarazo de Jane, tuvieron todos resultados normales. “Hasta este punto, se nos dijo que nuestro bebé parecía ser una niña de aspecto ‘normal’,” dijo Jane, “pero el 19 de junio de 2014, nos enteramos de a nuestro bebé le faltaba un cromosoma.”

“Un mes después se nos dijo que nuestro bebé tenía genitales ambiguos, y que los médicos ya no podían decir su el bebé era un niño o una niña. Recuerdo la fecha porque era mi cumpleaños,” dijo Jane. “Estaba tan enojada y me sentía muy decepcionada por el hospital. Quería saber si lo habían sospechado desde antes. Todo lo que el médico hizo fue darme falsas esperanzas, esto hizo que me enojara mucho.”

Superada por las emociones y lanzada hacia lo desconocido, Jane recuerda que en algunas ocasiones sentía que se iba a volver loca.

Nadie nos podía decir nada, excepto que esperáramos hasta que naciera el bebé. No importaba de qué género fuera, pero no queríamos tener que escoger un género. Eso es algo que no creía que pudiera hacer. La parte más difícil fue no poder conseguir ninguna respuesta, tuvimos todas estas posibilidades ando vueltas en la cabeza, y estaba tan desconectada de mi bebé, porque ni siquiera sabía si él o ella lograría nacer.”

Durante el embarazo, Stuart el esposo de Jane, fue su más grande apoyo.

“Stuart fue tan increíblemente fuerte y me dejaba desahogarme cada vez que lo necesitaba. Me decía que íbamos a superar lo que fuera que nos sucediera (y tenía razón). Toda esta experiencia nos acercó más. No creo que hubiera logrado pasar por todo esto por mi cuenta. Incluso cuando probablemente, estaba siendo irracional y arremetiendo contra cosas que no eran relevantes, solo porque me sentía perdida y asustada, él permanecía a mi lado y aún permanece, ayudándome a tomar las mejores decisiones para nuestro bebé.”

“Muchos de los médicos me dijeron que bebés como estos, usualmente, no llegan a sobrevivir hasta el nacimiento. Me decía a mi misma que si este bebé había peleado tan duro para sobrevivir, entonces yo necesitaba pelear. Necesitaba ser fuerte y seguir adelante, y entonces podríamos conseguir pasar por todo esto,” recuerda Jane.

OII Australia, Organización Internacional Intersexual de Australia, explica en su sitio web que “las características sexuales son más variadas de lo que la mayoría de las personas cree, las personas intersexuales representan entre 1 de cada 2000 y 1.7% de los nacimientos. La confusión acerca del nacimiento de un bebé intersexual, más comúnmente se deriva de los genitales ambiguos. Un bebé puede tener ovotestes, una combinación de tejido testicular y ovárico.”

Cuando nació el bebé “M”, se confirmó que no había manera de que los médicos y especialistas pudieran determinar el sexo. Jane y Stuart tuvieron que decidir si criar a su bebé como un niño o como una niña. Escoger el sexo de tu bebé recién nacido, no es algo que esperarías que se te pidiera hacer. Para Jane, fue una de las decisiones más difíciles a las que ha tenido que enfrentarse.

“No sabíamos que hacer. No teníamos idea de como decidir. Nuestro bebé tenía todos los órganos reproductivos de un niño y de una niña (pene, escroto, testículo, vagina, trompas de Falopio y ovario). Un cirujano nos dijo que, en su experiencia, los bebés que tienen genitales de apariencia masculina, como “M”, han sido expuestos a la testosterona mientras están en el vientre de sus madres.”

“Como nuestro bebé tenía una apariencia masculina, probablemente tendría la testosterona impresa en su cerebro, y probablemente se sentiría como un niño. Eso fue en lo que basamos nuestra decisión. Esto fue solo una conjetura de un médico, y no hay garantías de que se sienta como un niño,” dice ella.

La falta de un cromosoma, no quiere decir que automáticamente seas intersexual. Influye en cada individuo de manera diferente. En el caso de “M”, influyó la manera en que sus órganos sexuales se desarrollaron.

“Al igual que sus cromosomas están casi divididos 50/50, él parece estar dividido 50/50, teniendo una anatomía femenina en un lado de su cuerpo. También tiene hipospadias, lo que significa que orina por el mismo lugar que lo haría una niña, aunque tenga un pene,” dice Jane.

“Espero que “M” pueda entender nuestro proceso de pensamiento y porque decidimos criarlo como un niño. Siento como si hubiéramos tomado la decisión correcta.”

Durante aquellos primeros días, Jane deseaba que alguien le dijera que todo fue un sueño. “Las personas podrían haber dicho ‘todo estará bien,’ pero en esos momentos no se sentía como que eso iba a ser así.”

El apoyo de su nana ayudó a Jane a pasar por sus momentos más oscuros.

“Mi nana tenía un hijo discapacitado, y fue la única persona que tenía alguna experiencia con una situación similar a lo que yo estaba pasando. Había experimentado cosas mucho peores que yo. Entendió mi miedo y mi preocupación, y cada una de las emociones que sentía. Ella había pasado por lo mismo y fue genial.”

OII Australia recomienda asesoramiento, apoyo psicosocial y acompañamiento de personas intersexuales, para ayudar a procesar las emociones y la confusión que naturalmente surgen como resultado de que te digan que tienes un bebé intersexual. Lo más importante fue que señalan que: “La diversidad es natural. Todo tipo de personas viven felizmente con cuerpos diferentes.”

“Las personas intersexuales pueden llevar una vida feliz y satisfactoria, y son activos en todos los ámbitos de la vida en Australia,” fue lo que escribieron en su sitio web.

Para mas información visita www.oii.org.au

(Imágenes tomadas por la mamá y el papá de “M” - ¡Miren que hermosa sonrisa!)

(Imágenes tomadas por la mamá y el papá de “M” – ¡Miren que hermosa sonrisa!)

Si estás pasando por una situación similar, Jane aconseja que te mantengas alejado de todas las historias de horror que encuentras en internet.

“Se que parece que es algo que no está bien. Entiendo cuan aterrador es lo desconocido, pero realmente todo estará bien. Lograrás superarlo, y no importa que suceda, al final tendrás un hermoso bebé.”

“Actualmente “M” es el bebé más feliz. Su sonrisa ilumina nuestros días. Nuestros otros hijos lo quieren mucho. Les encanta ver como aprende cosas nuevas y como se emociona cuando comienza a hacer algo nuevo. Siempre he sido una persona de mente abierta, pero tener a “M” definitivamente me ha abierto a ser incluso más receptiva a cualquier persona que no es considerada ‘normal’. También me ha hecho consiente del poco conocimiento y apoyo que existe para personas como él,” explica Jane.

Al mirar el brillo en los ojos de “M” y esas deliciosas mejillas de bebé, me es muy claro que la perfección viene en todo tipo de envolturas. Me siento muy honrada de poder compartir esta historia con ustedes. Espero que él se encuentre con personas de corazón y mente abiertos dondequiera que vaya. En palabras de Jane:

“Esperamos darle a “M” el suficiente apoyo y orientación, para que siempre se sienta cómodo y nunca se sienta avergonzado de si mismo. Mi mayor deseo para “M” es felicidad y aceptación. Solo deseo que sea feliz.”

Por favor dejen un mensaje de apoyo en la sección de comentarios abajo y déjenos saber como es que esta historia te ha influido.

Sigue las fotografías de Minna Burgess en Facebook, o suscríbete a su blog para recibir notificaciones de más historias de la serie “Madres Extraordinarias”.

Minna Burgess es una fotógrafa de maternidad, recién nacidos y familia, de la ciudad de Springfield Lakes, a 30 minutos al suroeste de Brisbane. Para ver su trabajo visita su página [ http://minnaburgess.com/blog/ ] y da click en “galleries” en la barra del menú o visita su página de Facebook: https://www.facebook.com/pages/Minna-Burgess-Photography/141758860609?fref=ts – Contacta a Minna a su correo electrónico: info@minnaburgess.com si estás interesado en reservar una sesión de fotos, o si tienes tu propia historia extraordinaria que compartir.

De diversidad sexual e intersexualidad: Historia de dos amigos. Por Luis Mora

De diversidad sexual e intersexualidad: Historia de dos amigos.

Por Luis Mora – Twitter: @Luis__Mora

Fecha de publicación: 28 de junio de 2015

*Publicado con autorización del autor.

Fuente: http://1213hc.blogspot.mx/2015/06/de-diversidad-sexual-e-intersexualidad.html

 2friends 2

 Ayer fue el día de la diversidad sexual, por lo cual se llevaron a cabo marchas y manifestaciones de apoyo a la comunidad LGBT. Platicando con unos amigos recordé algo que sucedió en mis tiempos de secundaria y quisiera comentar con ustedes.

Cuando yo era jovencito fui a una secundaria técnica, como hay muchas, y estaba yo en el taller de dibujo técnico. A todos mis compañeros los conocía desde la primaria y tenía amistad regular con casi todos ellos, entre ellos un jovencito que llamaré Carlos (no es su nombre real), y que era un chavo común y corriente, le gustaba el futbol y era el jefe de grupo. En determinado momento todos los varones empezamos a sufrir los clásicos cambios hormonales que llevan a la pubertad, el crecimiento de vello, el cambio de voz, etc. A Carlos, que era uno de mis mejores amigos, en determinado momento le dio por llevar chamarra hasta en los días más calurosos y no participar en deportes. Se salió del equipo de futbol y se volvió muy retraído. A pesar de que estaba creciendo, la voz se le adelgazó ligeramente.

En cierta ocasión, ya preparándonos a salir de la escuela, uno de los chavos más pendencieros del salón se le paró enfrente, y lo empujó diciéndole que era un “puto”. Carlos no respondió y se quitó. Hicieron un corrillo y el acosador empezó a retarlo para pelear, tirándole golpes, y Carlos sólo se mantenía lo más a distancia posible. Uno de los amigos del acosador lo sujetó por detrás para que el otro lo golpeara, y cuando lo hizo dijo: “El puto tiene chichis!” y lo aventó haciendo cara de horror. Le arrancaron la chamarra, el sueter, lo golpearon, le abrieron la camisola y se burlaron de él. Mi amigo Carlos era hermafrodita (intersexual es el concepto actual), pero como eso no te lo enseñan en la escuela, todos creyeron que simple y llanamente era “puto”.

Yo todo ese tiempo estuve petrificado, a mí me molestaban también esos acosadores por mi parálisis cerebral, y sabía que le iba a ir mal, luego me planté enfrente y le dije a Fernando, el que lo atacó, que lo dejara en paz, o le iba a decir al director. Sucedió lo que siempre sucede en esos casos, nos acusaron de “putos” a los dos y que éramos novios, pero logré que lo dejaran ir y lo acompañé a su casa. Me contó todo, que no sabía cómo había sucedido, que los doctores le llamaban a eso hermafroditismo, que su papá abandonó a su madre por eso, que estaba muy deprimido y se quería morir.

Un niño no tiene idea de cómo ayudar a su mejor amigo cuando eso sucede, o cómo aconsejar, pero como él siempre me había apoyado cuando me atacaban a mí, me mantuve con él todo ese tiempo, mientras estuvo en la escuela, después su mamá decidió que se fueran a vivir a Guadalajara, y modificaron su acta de nacimiento, llamándolo Carla. Fui el único de los compañeros que fue a despedirse de ellos.

Pasaron los años, y un día estaba yo en el ciber-café que tuve en donde antes se ubicaba mi casa y entró una guapa joven, como de 1.60 de estatura, que me saludó muy alegre, y me dijo que cómo estaba y que le daba mucho gusto verme. Ni idea quién era ella ni aunque me dijo que era Carla F., una compañera de la secundaria. Nada, no recordaba. Se acercó y me dijo por lo bajo: “Soy Carlos”. Recordé todo, le dije que se veía muy guapa -Muchísimo, la verdad- y que qué había sido de ella. Me contó que era dentista, que estaba soltera y que era muy feliz. Fuimos a la cafetería Kofee que estaba en el centro y ahí me agradeció todo el apoyo y amistad que le di cuando éramos niños, que de otra manera se habría suicidado. Yo le dije que no era nada, que en su tiempo ella me había apoyado cuando los niños me molestaban a mí por mi problema físico, y que yo sólo hice lo que todo buen amigo haría. Después de un rato nos despedimos y se fue, sigo en contacto frecuente con ella. Para mí es la mujer más normal del mundo, y se comporta como tal.

Las diferencias sexuales, en este caso el de Carla, que fue una mutación, son dignas de ser tomadas en cuenta. A personas intersexuales casi nadie las menciona porque dentro de su status en el mundo LGBT son una minoría, pues son los que menos intentan destacar sus características, Ellos no definieron su sexualidad por elección, no se operaron, no se hicieron implantes, ni es hormonal, es genético, y tienen que pasar pruebas terribles y traumas que pocos humanos son capaces de soportar. Para personas como Carla, mis respetos, otros dirían que son “raros” o tienen una “enfermedad”. No son ni una cosa ni otra, son seres humanos, tan valiosos como el que más, y merecen la oportunidad de demostrarlo. Es mi punto de vista.

Carta para nuestra hermosa hija intersexo

Carta para nuestra hermosa hija intersexo

Por Mi bebé intersexual

Pueden visitar su blog aquí: https://mibebeintersexual.wordpress.com/

hija

Los padres de una pequeña y hermosa bebé intersex, compartieron con Brújula Intersexual estas bellas palabras que le escribieron:

Querida hija,

Estas letras las leerás cuando hayas crecido, ya nos habrán pasado tantas cosas juntos…miraremos al pasado papá, mamá y tú. Ahora tan solo eres un bebé, pero para cuando lo leas serás una persona muy especial, una persona libre que tuvo la oportunidad de decidir sobre sí misma.

Queremos contarte que cuando naciste trajiste contigo un precioso regalo. Un regalo que papá y mamá desconocían: la intersexualidad, que te hacia especial. Con la que al principio el desconocimiento nos hizo preocuparnos y preguntarnos el ¿por qué?

Fue una montaña rusa de emociones. Los médicos hablaban de ‘trastorno’, ‘desorden en el desarrollo sexual’, estudios, cromosomas, operaciones ‘normalizadoras’, extirpar gónadas, virilizar, feminización… etc., etc. En un principio pensamos que sabían de lo que hablan. Nos aconsejaron que no buscásemos en internet, ni nos informásemos por que, según ellos, las fuentes en la red suelen ser bastante morbosas y poco verídicas. Pero papá y mamá decidieron hacer todo lo contrario a lo recomendado.

Empezamos a buscar, a conocer que el género no es binario, que todo no es blanco o negro. Conocimos los casos de otras personas intersexuales en la red y luego contactamos con ellas. Gente maravillosa y generosa de compartir su historia para poder ayudarnos. Gente de todas las clases, a algunxs sus padres decidieron no operar, pero otros en cambio de niñxs o bebés, como tu, fueron mutilados. Personas que las secuelas físicas producidas por las operaciones y por las exploraciones médicas, abrieron paso a secuelas psicológicas que de ningún modo tus padres estábamos dispuestos a que tu sufrieses. Si naciste así, ¿quienes somos nosotros o los médicos para decidir sobre tu cuerpo?

Sentimos que nos elegiste como padres. El destino hizo que papá y mamá se conocieran para que pudieras nacer, y, con ellos, pudieras abrir mentes y destrozar binomios. Para papá y mamá eres perfecta, hermosa, tus ojos brillan amor, eres pura y todo luz. Tu cuerpo es precioso tal cual es, y no necesita nada más que lo que en un futuro tú decidas.

Cuando decidimos ser padres te concedimos el regalo de la vida, y cuando conocimos tu intersexualidad decidimos regalarte tu futuro, y en tus manos esta ser quien tu desees ser. Papá y mamá estarán a tu lado para apoyarte en lo que decidas. Desde nuestro presente empezamos a regocijarnos de tu futuro y tú eres la dueña de el. Querida hija, disfruta de tu cuerpo.

Tus padres que te aman.

¡Eres lo Máximo! La historia de Máximo, un pequeño niñx intersexual

Máximo es un hermoso niñx intersexual, y su mamá necesita ayuda para crear una asociación donde se pueda dar apoyo a todas las personas intersexuales y sus familias, escribió este lindo texto sobre su hijx, si te interesa apoyarla por favor ponte en contacto con la mamá de Máximo, este es su Facebook: https://www.facebook.com/bleusouris

¡Eres lo Màximo!

Cuando Máximo nació no sabía la hermosa aventura que tenía por delante, sólo pensaba en lo diferente que sería nuestra vida, no sé por qué me sentía tan atemorizada respecto al síndrome de Down, probablemente por la reacción de los médicos cuando me dijeron que Max también es intersexual, me explicaron que es una condición poco común y después de muchos estudios, se determinó que Max nació con genitales ambiguos, Max internamente tiene ovarios y testículos; esta noticia me atemorizó aún más y después pensé…¿Por qué tenía que ser tan negativo y atemorizante? ¡Yo quería cambiar eso! Y entonces perdí el temor que sentía ¿Y cuándo fue el día que le perdí el temor a la Intersexualidad? Le perdí el temor el día en que deje de verlo como a un enemigo o como a un reto. Deje de tenerle miedo el día que aprendí a reconocerlo con alegría. El día que entendí y acepté que puede ser hermoso. Que puede traernos enseñanzas cuando dejamos de compararlo con los demás. Pero sobre todas las cosas, le perdí el miedo cuando finalmente comprendí que la Intersexualidad no tiene nada de malo. Que no es una mala palabra o un pecado del que nos tengamos que arrepentir. La intersexualidad es solo eso, un conjunto de características físicas que agrupa a seres humanos igual de valiosos y maravillosos como todos los demás.

Max es uno de los bebés más valientes que conozco, hace dos meses fue sometido a una cirugía de hernia diafragmática; sin embargo nos ha demostrado su fuerza, entusiasmo y su eterna sonrisa, cuando lo veo dormir; no hay día en el que no le haga la promesa de que cambiaré la forma en la que el mundo ve la intersexualidad. Ayudaré a la gente a ver que él y sus amigos intersexuales, son mucho más que un diagnóstico, con la ayuda de gente como TÙ voy a cumplir esa promesa.

Un hijo realmente nos transforma la vida. Nos hace conectarnos con la ternura, con la fragilidad y con la empatía. Después de un hijo es difícil o prácticamente imposible ser indiferente a la vida de un ser humano. Vemos a otros niños y podemos entender su necesidad de cariño, nos sensibilizan causas que antes no nos importaban, y aprendemos a dar por el placer de sentir que estamos ayudando a cambiar una vida.

¡Gracias a todos por creer! Juntos podemos cambiar verdaderamente la forma en la que la gente ve la intersexualidad y ayudarles a entender que no importan las características y condiciones, como ser humano…eres lo Máximo!!

Encontraré los mecanismos para cumplir la visión de crear un lugar de ayuda psicológica y social que nos ayude a liberarnos del miedo asociado con la intersexualidad y demostrar al mundo el potencial que tienen los niños y adultos con esta condición.

¡Gracias por ayudarnos en nuestra misión de concientización y educación!

Tu aportación ayudará a generar los recursos para iniciar una Asociación Civil dedicada la concientización, vinculación con especialistas y ayuda psicológica a los niños y adultos intersexuales; así como a su entorno.

¡MIL GRACIAS, ESTÁS AYUDANDO A CAMBIAR VIDAS!

CARTA DE UNA MADRE DE UNA PERSONA INTERSEXUAL DIRIGIDA A LOS PADRES DE NIÑXS INTERSEXUALES

CARTA DE UNA MADRE DE UNA PERSONA INTERSEXUAL CON HSC (Hiperplasia Suprarrenal Congénita), DIRIGIDA A LOS PADRES DE NIÑXS INTERSEXUALES

Una persona hizo un video de esta carta:

Soy Madre de una persona con HSC (Hiperplasia Suprarrenal Congénita), y quiero dirigirme de Madre a Padres en estas mismas circunstancias, para que cometan los menos errores posibles con sus hijos.

Tuve hace 30 años a una personita, que al nacer no sabían lo que era, al hacerle el cariotipo, me informaron que era una niña, pero con el clítoris más grande de lo normal.

Por suerte, ningún Medico me hablo de operaciones, en aquel tiempo, se tenía muy poca información al respecto, y que bueno, doy gracias que no se me hablara de operaciones,  porque en ese tiempo de ignorancia hubiera aceptado, pensando que el  Médico, por ser Médico sabía lo que decía y seguramente la hubiera operado, y en la actualidad hubiera tenido que cargar con eso. Como es posible tanta irresponsabilidad de los Médicos, al decirles que los operen y mas de los padres al aceptarlo, exponiendo a cirugía a esa personita que se supone que quieres, tu hijo, en primer lugar es bastante doloroso y muy peligroso, el bebé o niño puede morir, ya que dicho esta, las personas con HSC, es peligrosísimo que tengan algún accidente, heridas profundas y una cirugía son palabras mayores.

Padres no seamos egoístas, aceptemos a nuestros hijos, con sus diferencias genitales. Lo van a exponer  a cirugía , tras cirugía, por el solo hecho de tener  un clítoris grande, pene chico o ambigüedad de genitales, porque no quieres ver estando tan claro, que los únicos que se benefician en esto, es el Médico, porque obtendrá ganancias, y ustedes, y eso quien sabe, porque será demasiado caro para tu bolsillo, además de que empezarás un peregrinar, te dicen mentiras, no es una operación nada más, son varias, y después el tener que decir mentiras para que nadie se entere que van a operar (castrar) a tu hijo(a), de que saldrán de vacaciones por ejemplo, por no decir de vacaciones al hospital… y si deciden que debe quedar como niña, introduciendo dilatadores en su vagina, ya de por si dolorida, y oírla llorar de dolor, ¿soportaras eso? Porque no quieren ver, que su hijo, puede ser  feliz  así, sin cirugías, crecerá sano y poco a poco ira desarrollando su inclinación sexual, la cual a base de cirugías no va a cambiar, de por si, puede ser que por su diferencia tenga problemas de rechazo sexual por parte de personas prejuiciosas, pero tendrá mas problemas cuando quiera tener relaciones después de haber sido intervenido quirúrgicamente y sea sumamente doloroso, porque le quitaron una parte de sus genitales, llámesele clítoris, llámese pene, lo que sea, de todas maneras, obviamente, no tendrá relaciones sexuales de bebé o de niño, ¿qué relevancia tiene si lo operas o no en esos momentos o después, cuando tenga  conciencia , estudie su caso y tome  su decisión? ahora con tanta información a su alcance, no le quites el derecho de elegir sobre su cuerpo.

Los Médicos dirán que es una operación muy sencilla, pero eso es una absoluta y llana mentira, ni es sencilla, ni es una, que no nos quieran ver la cara, ahora los Médicos dicen, que no han recibido reclamos de los operados hace 20 o 30 años, pero como van a reclamar, cuando los padres por vergüenza ocultan los datos e información, y los muchachos no saben a donde dirigirse, y además en ocasiones, ya hasta el Medico murió.

¿Porqué, si dicen querer a su hijo, lo someten a una vida tan dura y difícil con las operaciones? (que además no quedan bien, sino lee el testimonio de personas, que pasaron por esto y ojala te sensibilices) dime a caso tú, madre , no te dolió tener a tu bebé, el parto es doloroso, ahora imagínate lo que a tu hijo le harán, (si no me crees, ve videos de este tipo de operaciones), comparado con el parto será más doloroso al 100%, y además quitarle la sensibilidad de sus genitales, tú a lo mejor no has tenido orgasmos, pero que culpa tiene tu hijo, para que te desquites y lo sometas a relaciones nada placenteras y dolorosas, ¿creen que es justo eso? Con que derecho determinas, lo que es bueno o malo para el o ella, de todas maneras la sociedad critica de todo, que si eres gay, que si tienes esta o la otra religión, que tu manera de alimentarte, que tu manera de vestir, en fin todo critican, ahora piensa que a tu hijo le quiten el pene, porque lo tiene chico y lo hagan como mujer y crezca así, y tenga inclinación a ser niño, que le espera, y si es niña y tiene el clítoris grande y la dejan como niño y tiene tendencias a ser mujer, ¿eso sería muy gratificante para ustedes como padres? Olvídate  de cambios cuando son bebes o niños, piensa mas a futuro, y te darás cuenta que los hijos crecen, y cuando se den cuenta de los que les hiciste, te odiaran, porque les diste una vida muy miserable, y a lo mejor peor aún se quitan la vida, ¿serás feliz por ello, podrás cargar con esa culpa, de por un momento sentirte que eras Dios y podías quitar de su cuerpo, de sus genitales sanos, lo que a ti te parece que esta mal?

Si yo que no soy la madre de tu hijo, me interesa que no sufra, ¿porque a ti no te interesa?

Ustedes padres que actualmente tienen tanta información, no cometan los errores de antaño; como es posible que su egoísmo, no quiera quitarles el velo de su necedad, podrías decir lo opere, pero no sabia, pero aún así es un crimen, ahora, imagínate, supe, tenía la información pero hice oídos sordos…pues destruiste a tus hijos en vida.

A ustedes les hubiera gustado que sus padres, les hubieran mutilado sus genitales, no hagan a sus hijos  arbitrariamente, lo que no les hubiera gustado les hicieran a ustedes.