Archivo de etiquetas| Mutilación genital Intersex

Video: ¿Cómo es ser intersexual en los Balcanes Occidentales?

Video: ¿Cómo es ser intersexual en los Balcanes Occidentales?

Transcripción y traducción al español del video: Laura Inter

Mi nombre es Kristian, he sido un activista intersexual y trans durante casi 15 años.

Ser intersexual en esta parte del mundo, creo que es muy difícil.

Intersexual.- Una persona que nace con genitales, hormonas o cromosomas, que no encajan en las típicas definiciones para femenino o masculino. [otra definición]

Muchas personas no cuentan con ninguna información de que son intersexuales, porque sus padres la esconden de ellxs.

En algún punto, escuché por casualidad a mis padres hablando acerca de que yo era diferente. En ese punto entendí que algo estaba mal. Me etiqueté a mí mismo como un error como persona. Como si estuviera en el cuerpo de alguien más, tenía sentimientos y sensaciones, pero no era mío.

Hemos estado tratando de llegar a otras personas intersexuales desde hace casi 4 años, y es muy difícil porque nadie quiere hablar o abrirse.

Los doctores lo llaman cirugía, pero para muchxs de nosotrxs es trauma. Por favor detengan estas cosas innecesarias.

Personas inter, por favor alcen la voz para que podamos conocernos unxs a otrxs, hablar, compartir.

Y a otras personas, simplemente entiendan que estamos ahí. No somos las criaturas míticas con dos sets de órganos [sexuales]. Estamos ahí tal como somos.

Muchas personas intersexuales son sometidas a cirugías injustificadas poco después de haber nacido. Más del 1.7% de los bebés nacen con características intersexuales.

#SerLGBTI [#BeingLGBTI]

@UNDPEurasia

Video: Intersexualidad y Derechos Humanos. Por Daniel J. García

Video: Intersexualidad y Derechos Humanos.

Por Daniel Jesús García López

Daniel Jesús García López, investigador del departamento de Filosofía del Derecho de la Universidad de Granada (UGR), desvela las prácticas médico-jurídicas que se realizan hoy en día sobre la población intersex, especialmente menores de edad, y sostiene que nos encontramos ante un crimen contra la humanidad. Una grave violación de los Derechos Humanos consentida por los sistemas jurídicos llamados democráticos. El 26 de octubre se celebra el Día Mundial de la Visibilidad Intersexual.

 

 

Historia de “Ale”, persona intersexual (HSC) de Chile [CIDH]

Historia de “Ale”, persona intersexual de Chile [CIDH]

*Intervención completa de “Ale”, persona intersexual de Chile, en la audiencia pública sobre la “Situación de Derechos humanos de las personas Intersex en las Américas” ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, 161 periodo de sesiones, 20 de marzo de 2017. [Ver video completo de la audiencia]

CIDH 161 2017

Buenos días Señoras y Señores de la Comisión,

En primer lugar, quisiera agradecer por convocar esta audiencia y por darme la oportunidad de participar en ella.

Mi nombre es Ale y soy un hombre intersex chileno. Esta es la primera vez que una persona intersex  de Chile  entrega su testimonio personalmente ante un organismo tan importante como éste.

En la actualidad tengo 39  años, sin embargo descubrí quien era a los 35. Toda mi vida viví forzado en una identidad que no me correspondía, pues los médicos le ordenaron a mi madre que  me ocultara la verdad para no poner en riesgo los tratamientos a los que fui sometido durante toda mi vida, por lo que nunca tuve acceso a mi ficha médica.

Cuando nací, los médicos determinaron que mis genitales debían ser modificados porque no encajaban con lo que la medicina define como normal para un hombre o mujer. A los 2 meses de vida los médicos decidieron  remover mi falo por considerarlo muy pequeño, lo que dió inicio a un largo proceso de feminización forzada, que puedo resumir con 2 palabras: violación  y tortura.

A los 9 años me realizaron una segunda cirugía, que consistió en crear una neovagina cuyo único propósito era crear un conducto que pudiera ser penetrado. Y para asegurar que dicho conducto no se cerrara se recurrió a la constante introducción de dilatadores. Cuando no estaba en el hospital, era mi madre quién tenía la obligación de llevar a cabo esta denominada terapia, con las consecuencias sobre la relación madre-hijo que ustedes pueden imaginar.

No tengo palabras describir la humillación que tenía que vivir día tras día, me sentía vejado, violado, triste y lleno de dolor. Mi madre era la principal testigo de estos sentimientos.

A los 11 años tuvo lugar la última y más dolorosa intervención, que consistió en reconstruir  un conducto para orinar, no porque yo no tuviera uno, sino porque los médicos querían estar seguros de que la niña que estaban creando orinara sentada. Esta intervención terminó de destrozar mi vida, es imposible describir los dolores que sufrí y lo más terrible es que ninguna de las intervenciones anteriores era necesaria para proteger mi salud o mi vida; solo se trataba de cirugías cosméticas para hacer que mi cuerpo y futuros comportamientos encajaran con los estándares médicos que definen la normalidad. Numerosos esfuerzos para borrar toda huella de mi diversidad corporal.

Esta seguidilla de tratamientos me hizo esclavo de largas temporadas hospitalizado debido a constantes descompensaciones, infecciones y hemorragias. Esto, a su vez, me privó del derecho a la educación y a desarrollarme como persona.

Sin lugar a dudas esta situación no me afecto solo a mí, sino también a mi familia y especialmente a mi madre, quien hasta el día de hoy no logra sobreponerse a sentimientos de culpabilidad y depresión por no haber tenido las herramientas para protegerme.

-o-

Las personas intersex en Chile viven en una invisibilidad absoluta y no existe ningún instrumento legal que les reconozca y que proteja su diversidad corporal o características sexuales. El Ministerio de Salud no posee cifras oficiales y/o públicas respecto del número de nacimientos intersex en Chile, ni tampoco un protocolo nacional vigente que garantice la protección de la integridad corporal de niños y niñas intersex, siendo especialmente preocupante la situación de los recién nacidos pues aún persiste la idea de urgencia en torno a estos casos, la que no siempre dice relación con motivos de salud sino más bien con razones psicosociales como el temor de los padres o la discriminación social. No se cuenta con un registro histórico que permita saber cuántas personas han sido víctimas de intervenciones médicamente innecesarias y sin un consentimiento efectivamente informado, ni cuál ha sido su evolución en el tiempo. Si bien, la Circular 18 es un buen punto de partida con el propósito de visibilizar esta realidad y resguardar a estas personas, no existe un plan de capacitación en derechos humanos en los servicios de salud del país que permita a los profesionales de esta área comprender los alcances de este instrumento y su gran importancia.

A fines de 2015 el Ministerio de Salud constituyó una mesa con el propósito de crear un protocolo que asegurase el respeto a los derechos humanos de las personas intersex, especialmente niños, niñas y adolescentes. Dicha mesa está compuesta casi exclusivamente por médicos, uno de los cuales es el Doctor Francisco Ossandón, quién me torturó y mutiló cuando era pequeño y que sigue trabajando con total impunidad. Sólo hay un miembro que viene de los derechos humanos, el Señor Camilo Godoy –consultor en DDHH e intesexualidad-, quién voluntariamente desde 2014 ha puesto a disposición de dicho Ministerio numerosos informes para facilitar su trabajo y –a petición de la propia Ministra de Salud- ha hecho reiteradas capacitaciones a funcionarios de ese Ministerio, sin embargo, su voz no ha sido tomada en cuenta. En este tema, el Ministerio de Salud de Chile está totalmente controlado por la comunidad médica y no por el Gobierno de Chile.

Es por estos motivos que quisiéramos solicitar a la CIDH, que inste al Estado de Chile a adoptar medidas urgentes para asegurar el cumplimiento de la Circular 18.

Es imperioso que la recientemente creada Subsecretaría de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos tome las riendas de este tema, incluya a las personas intersex en el Plan Nacional de Derechos Humanos que está en elaboración y que paralelamente se incluya la situación de las personas intersex en sus planes de capacitación, con especial énfasis en los sectores de salud, justicia y educación.

Todas nuestras esperanzas están depositadas en la Subsecretaría de Derechos Humanos pues parece ser el único organismo de Gobierno donde pudiera haber la voluntad política para promover y proteger los derechos humanos de las personas intersex en Chile.

Señoras y señores de la Comisión,

La CIDH tiene a su disposición un completo artículo sobre la situación de las personas intersex en Chile, publicado en el Informe Anual de Derechos Humanos del Centro de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales, a fines de 2016.

En las próximas semanas pondremos también a disposición de la Comisión, una actualización de dicho artículo, con la exposición de más historias de personas intersex, y una completa investigación sobre la temática intersex en Chile y el mundo.

Muchas gracias.

Como es que Dalea Rundblad, una chica latina e intersexual, está desestigmatizando la ‘I’ en el acrónimo LGBTQIA. Por Raquel Reichard

Como es que Dalea Rundblad, una chica latina e intersexual, está desestigmatizando la ‘I’ en el acrónimo LGBTQIA

Por Raquel Reichard

Traducción: Laura Inter del artículo “How Intersex Latina Dalea Rundblad is Destigmatizing the ‘I’ in LGBTQIA” de Raquel Reichard

Fuente: http://www.latina.com/lifestyle/our-issues/dalea-rundblad-destigmatizing-intersex

dalea-1

Dalea Studios

Cuando Dalea Rundblad tenía 15 años de edad, fue llevada a un hospital mexicano para un tratamiento de rutina. La adolescente a menudo se sentía débil e inestable, lo que a veces le causaba desmayos. Después de algunos exámenes, el doctor y enfermeras de Rundbald le pidieron que esperara afuera mientras hablaban con la madre y con la abuela de la joven muchacha. Pero, incluso al otro lado de la puerta, ella pudo escuchar la conversación de la que se suponía no debía saber nada.

“Ella tiene cromosomas XY, a diferencia de la mayoría de las niñas que tienen cromosomas XX”, explicó el doctor.

Los puntos que Rundblad escuchó de esta discusión secreta sobre sus genes fueron que: Ella no tenía útero, así que no iba a poder embarazarse y tener un bebé, y que, en palabras del doctor, había nacido en el medio, algo considerado tabú y de lo que nadie, ni siquiera ella, debería saber.

Como adulta, Rundblad, ahora una artista cantante de pop rock en Los Angeles, California, sabe que tiene Síndrome de Insensibilidad a los Andrógenos (AIS, por sus siglas en inglés), una de varias condiciones intersexuales biológicas.

De acuerdo con la ONU, la intersexualidad es un término paraguas, que hace referencia a más de 30 condiciones diferentes en las que una persona nace con una anatomía sexual o reproductiva que no parece encajar con las típicas definiciones de femenino o masculino. Alrededor de uno de cada 2000 bebés nacen intersexuales [otras fuentes dicen que pueden ser más], y, al igual que todas las demás personas, las personas intersexuales se identifican como hombres, mujeres, como transgénero o genderqueer, entre otras identidades de género.

Rundblad es una mujer intersexual, una identidad que esta mujer Mexicana-Italiana-Española, abraza con confianza y sin ningún tipo de vergüenza. Pero esto no siempre fue así.

Cuando era una adolescente, se le dijo que su condición significaba que ella estaba “viviendo en el medio”. Para explicar sus visitas al médico, la madre de Rundblad le dijo que era mejor que le dijera a la gente que tenía cáncer a que supieran que tenía AIS. A nadie se le permitió conocer la verdad.

Sin embargo, los rumores de que Rundblad era intersexual, comenzaron a circular después de que su madre confiara en una amiga que no guardó silencio acerca de la condición de su hija.

“En el transcurso de un mes, me enteré que había salido a la luz. Me molestaban en la escuela y sufrí de bullying muy fuerte. Había unos tipos, unos muchachos más grandes, de alrededor de 18 años, que me perseguían y decían que me desvestirían y me amarrarían en un árbol”, dijo. “Me sentía como un monstruo”.

La escuela se convirtió en una pesadilla. En su interior, se sentía devastada cuando supo que otras niñas a su alrededor comenzaban a tener sus periodos menstruales y ella no. También había diferencias en cuanto a mi apariencia. Con una altura de 1.77 metros, la adolescente “destacaba” entre las demás y se sentía como un “fenómeno”. En casa, Rundblad no creía que tuviera alguien con quien acudir.

“No tenía a nadie con quien hablar. Sentía que mi mamá se avergonzaba de mí”, dijo.

El aislamiento era abrumador, y seriamente consideró tomar su propia vida para acabar con todo. Casi lo hizo un día después de la escuela. Los muchachos la estaban persiguiendo otra vez, y se escondió de ellos en un edificio abandonado. Caminó hacia el cuarto piso y se dirigió a la ventana para saltar, pero algo la detuvo.

“Tuve este pensamiento, puedes llamarlo un ángel, la voz del universo o la conciencia, pero decía, ‘si saltas, terminarás con todo. Ya no serás lastimada. Pero si no lo haces, puedes luchar para crear y tener una oportunidad, y dar todo lo que tienes’”, dijo. “De alguna manera, no salté”.

Rundblad notó que algo cambió en ella después de ese momento. Buscó palabras de aliento, y leyó libros acerca de personas que superaron grandes dificultades.

No lo sabía en ese entonces, pero estaba encontrando su propia voz, una que usaría más de una década después para inspirar a otras chicas intersexuales a través de Comet Girl (Señorita Cometa), una comunidad en línea que fundó y que ofrece información, apoyo y positivismo a adolescentes y adultas jóvenes.

En su página de Facebook, Rundblad, con la ayuda de su esposo y colaboradores, publica contenido sobre ser intersexual, así como de otras cuestiones LGBTQIA. Entre las preocupaciones más grandes de la organización está: detener las cirugías “correctivas”.

De acuerdo con Daniela Truffer, cofundadora del grupo internacional StopIGM.org, que está en contra de la mutilación genital intersexual, los doctores de todo el mundo frecuentemente realizan cirugía dentro de los primeros dos años de vida de un niñx intersexual, para “masculinizarlo” o para “feminizarlo”. El procedimiento, y aquellos que lo realizan, ven la intersexualidad como un “problema” que necesita ser “corregido” antes de que lx pequeñx pueda caminar, hablar o conocer su condición.

“Estas cirugías son médicamente innecesarias, irreversibles y no consensuales”, dijo Truffer, quien también es intersexual.

Rundblad está de acuerdo, y llama a los procedimientos “salvajes”.

“En la mayoría de los casos, no existe ningún peligro para la salud del bebé intersexual. Es simplemente por la incomodidad de los padres y doctores, que están frente a un bebé que no pueden definir”, agregó.

De acuerdo con la Intersex Society of North America, uno o dos de cada 1,000 bebés intersexuales es sometido a cirugía para “normalizar” la apariencia genital.

Además del activismo y difusión que realiza Comet Girl, también ofrece mensajes inspiradores. Rundblad hace uso de sí misma, una cantante que está felizmente casada con un hombre que la ama y la apoya, para mostrar a otras mujeres intersexuales, especialmente aquellas con AIS, que la felicidad, aceptación, relaciones amorosas y belleza, existen para ellas, al igual que existen para cualquier otra joven mujer.

“Quiero ser la chica que necesitaba en mis años de adolescencia y cuando tenía alrededor de 20 años. Honestamente, aún necesito ver que las otras mujeres son iguales a mí”, dijo.

dalea-2

Dalea Studios

Ahora con 737 seguidores, la comunidad en línea, fundada en 2014, aún no se encuentra donde Rundblad desea que esté, pero los correos electrónicos que recibe de jóvenes chicas intersexuales de América Latina, de los EUA, y de Asia, le demuestra que este espacio es necesario porque está ayudando a las personas. Para apoyar a más personas intersexuales y a sus familias, quiere traducir el contenido de la comunidad al español.

Ya sea a través de Girl Comet o de su música, que suele tratar de temas de perseverancia, triunfo, confianza y amor propio, la meta de Rundblad siempre es inspirar.

“Quiero recordar a las chicas intersexuales que no están rotas, que no son errores, y que son hermosas tal como son”, dijo. “Quiero que sepan en sus momentos más oscuros, que existen otras como ellas, que están aquí y son visibles para ellas, que están aquí para ser una luz en medio de la noche”.

Documental: La Revolución del Género – NatGeo

Documental: La Revolución del Género – NatGeo
Documental que aborda, entre otros temas, la intersexualidad. En el participan personas y activistas intersexuales.

Activista intersexual insta a prohibir la “mutilación genital” en niñxs. Por Emma Batha (participa Daniela Truffer, activista intersexual)

Activista intersexual insta a prohibir la “mutilación genital” en niñxs

Por Emma Batha (participa Daniela Truffer, activista intersexual)

Traducción: Laura Inter del artículo “Intersex activist urges ban on “genital mutilation” on children” por Emma Batha

Fuente: http://www.reuters.com/article/rights-intersex-mutilation-idUSL5N1FK6LZ

leslie j

ROMA, 31 de enero (Fundación Thomson Reuter) – Cuando Daniela Truffer nació, nadie podía decir de qué sexo era, así que los doctores eligieron por ella – esa decisión le ha causado décadas de sufrimiento y angustia, llevándola al borde del suicidio.

Actualmente, Truffer está pidiendo que se prohíba la cirugía genital, y otros tratamientos dañinos, en los bebés y niñxs intersexuales.

“A los dos meses de edad me castraron y tiraron mis testículos a la basura, sin avisar a mis padres”, dijo Truffer, que nació con testículos internos.

“Fui mutilada. He pasado mi vida con miedo, dolor y vergüenza. Me hubiera gustado decidir por mí misma”.

Las personas intersexuales, o [mal llamadas] hermafroditas, pueden nacer con genitales ambiguos.

Truffer, dijo que los doctores generalmente realizan cirugía durante los primeros dos años de vida, ya sea para “masculinizar” o para “feminizar” a los bebés intersexuales, con la creencia de que esto hará sus vidas más fáciles y aliviará la angustia de los padres.

“Estas cirugías son médicamente innecesarias, irreversibles y no-consensuales”, dijo Truffer, cofundadora del grupo de presión internacional StopIGM.org – el cual está en contra de la mutilación genital intersexual.

“No negamos que existen problemas psicosociales, pero estos deben ser tratados con herramientas psicosociales, no con cirugía”, dijo a la Fundación Thomson Reuters.

Intersexualidad, es un término paraguas que abarca muchas variaciones en la anatomía sexual. Truffer que no existe información, pero se estima que uno o dos de cada 2,000 bebés son intersexuales. [Otras fuentes dicen que uno de cada 150]

En los países desarrollados, la mayoría serán sometidxs a cirugía, dijo durante una conferencia internacional sobre la mutilación genital femenina (MGF).

La cirugía puede causar dolor durante toda la vida, cicatrices, pérdida de sensibilidad sexual y complicaciones en la salud. Truffer sabe de una persona intersexual que tuvo que ir a diálisis después de un procedimiento fallido.

Truffer, que ahora habla a doctores y a hospitales, dijo que a lxs niñxs intersexuales se les debería de dar apoyo, hasta que sean lo suficientemente mayores como para poder decidir si quieren someterse o no a una cirugía.

DESOLACIÓN

Después de que Truffer nació, los doctores la abrieron para intentar encontrar una vagina. Al no poder encontrarla, abrieron su abdomen y encontraron testículos, los cuales extirparon.

Cuando cumplió siete años, fue sometida a más cirugía para hacer que sus genitales externos se vieran más como los de una niña, dejándola con cicatrices y dolor. A los 12 años, estaba tomando hormonas femeninas, del mismo tipo que usan las mujeres menopáusicas, lo que hizo que a los 30 años sufriera osteoporosis.

“Si no fuera por la psicoterapia, probablemente ya no estaría aquí”, dijo.

Truffer, ahora de 51 años, no conoció a nadie como ella hasta que tenía 35 años, dijo que existe un alto porcentaje de personas intersexuales que cometen suicidio debido a las cirugías y a la vergüenza.

“Me dijeron a mí y a mis padres que no debería hablar con nadie acerca de esto. Había mucha vergüenza y secretos en la familia. Siempre me ocultaba para hacerme a mí misma lo más invisible posible.”

“Así pase 40 años. Entonces, hace 10 años, comencé en el activismo, porque no quería que lxs futurxs niñxs intersexuales, sufrieran igual que yo”.

Durante la conferencia para prohibir la mutilación genital femenina, dijo que existen paralelos entre la Mutilación Genital Intersexual (MGI) y la Mutilación Genital Femenina (MGF), una práctica que incluye la mutilación parcial o total de los genitales externos femeninos, y que prevalece en por lo menos 30 países.

Ambas prácticas pueden causar severos problemas físicos y psicológicos, se hacen sin consentimiento y son una grave violación de los derechos humanos, dijo.

Añadió que la reducción de clítoris es un procedimiento común que se realiza en bebés intersexuales, y que, hasta la década de 1990, a menudo amputaban todo el clítoris.

Pero mientras muchos países han prohibido la MGF, ningún país ha prohibido la cirugía en bebés y niñxs intersexuales.

Sin embargo, varios organismos de tratados de la ONU, incluyendo al Comité sobre los Derechos del Niño, han criticado la MGI diciendo que es una práctica dañina, dijo Truffer.

Ella cree que los doctores de hoy, habrían tratado de convertirla en un niño. Debido a la cirugía y hormonas, no puede decir si se hubiera sentido más como un niño o como una niña, si es que le hubieran dado la opción.

“Es una pregunta que no puedo responder. Parte del trauma es que está la pregunta de ‘¿Qué hubiera sucedido si…?’ Es algo que siempre te atormenta”.

(Editado por Ros Russell; Favor de dar el crédito a la Fundación Thomson Reuters, el brazo caritativo de Thomson Reuters, que cubre noticias humanitarias, derechos de las mujeres, tráfico, corrupción y cambio climático. Visita news.trust.org para ver más historias).

Nacer Intersexual. Por Tatiana Kondratenko

Nacer Intersexual

Por Tatiana Kondratenko

Traducción: Laura Inter del artículo “Born Intersex” de Tatiana Kondratenko

Fuente: http://www.prospektmag.com/2016/12/intersex/

alexander

Alexander Berezkin es el fundador de ARSI. (Fotografía: Katya Repina)

Toda persona que es considerada “normal” tiene los mejores lugares en la sociedad heteronormativa de Rusia. Ser intersexual en Rusia, significa estar apartado de los estándares culturales y lugar por el derecho a ser reconocido.

“Cuando estaba en la escuela, mi cuerpo se veía visiblemente diferente del de otros adolescentes. No tenía músculos, ya que mi cuerpo con cero hormonas masculinas, era incapaz de producirlas. No tenía vello en la cara. Era delgado y alto. Tenía hombros estrechos y caderas anchas. Las glándulas mamarias estaban desarrolladas. Algunas veces las personas pensaban que era una niña. He sido intimidado y humillado,” dijo Alexander Berezkin de 32 años, investigador independiente de intersexualidad y fundador de Association of the Russian Speaking Intersex (ARSI) -Asociación de Intersexuales de Habla Rusa-.

Nació y creció en Novokuznetsk. En su infancia, Alexander fue diagnosticado con “pseudohermafroditismo masculino” (una variación del síndrome de Klinefelter, 47 XXY). Lo que significa que nació con un cromosoma X adicional. Usualmente los hombres tienen una combinación cromosómica XY: el cromosoma X adicional tiene como resultado una apariencia que incluye rasgos físicos que no son típicamente considerados masculinos.

Cuando Alexander cumplió 17 años, fue diagnosticado con un estado intersexual, después de haberle realizado una prueba genética especial llamada cariotipo. Desde entonces, comenzó con una terapia hormonal que ha durado 7 años.

En 2009, comenzó a trabajar como asistente de un profesar en la Universidad Far Eastern Federal en Vladivostok, donde se convirtió en un activista por los derechos LGBT. Después, en 2013, Alexander creó un grupo cerrado de información en Facebook, llamado: Association of the Russian Speaking Intersex – uno de los primeros intentos en línea de activismo intersexual para las personas de habla rusa. Después de una campaña de homofobia contra él (de lo cual se negó a hablar), Alexander dejó el país y se mudó a los EUA en 2014. Actualmente vive y trabaja para ARSI en Nueva York.

¿Qué es la intersexualidad?

El diagnóstico específico de Alexander es poco común, pero haber nacido con una mezcla de características femeninas y masculinas, es sorprendentemente común. En todo el mundo, más del 1.7 por ciento de las personas son intersexuales, estima la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Esto es similar al número de personas pelirrojas que existen en el planeta.

El término intersexual, significa una persona que nace con características sexuales (incluyendo genitales, patrones cromosómicos y gónadas) que son diferentes de las nociones binarias para los cuerpos masculinos o femeninos. Una persona intersexual, puede identificarse como hombre, como mujer o como intersexual. En términos de la orientación sexual, las personas intersexuales pueden ser heterosexuales o LGBTQ.

Según lo especificó el Consejo Europeo en la nota explicativa de la resolución 1952 del Derecho de los Niños a la Integridad Corporal, la intersexualidad “es una variación que ocurre naturalmente en los humanos y no es una condición médica. Y necesita distinguirse de la transexualidad.”

Algunos países, como Alemania, Malta, Australia y Nueva Zelanda, añadieron una tercera casilla correspondiente al género en los certificados de nacimiento. Esto da a los padres de lxs niñxs intersexuales el derecho de elegir una tercera opción: marcar la categoría de sexo con “X” o con “otro”. Al hacer esto, los padres y doctores no son forzados a someter a los bebés intersexuales a cirugías para convertirlos en hombres o mujeres. Así, a medida que crecen lxs niñxs intersexuales, tienen el derecho de darse cuenta de su identidad por ellxs mismxs.**

Sin embargo, la actitud de Rusia hacia lo intersexual es diferente.

**NOTA IMPORTANTE: En Brújula Intersexual consideramos que lo que dice el párrafo anterior marcado en rojo es totalmente erróneo, la mayoría de las personas creen que el principal problema de las personas intersexuales es la asignación de un género binario al nacer, y creen que la solución es agregar una tercera casilla en las actas de nacimiento e inscribir a lxs niñxs intersexuales en esta tercera categoría. Pensamos que esa medida solo generaría discriminación hacia lxs niñxs intersexuales, al catalogarlos como pertenecientes a un “tercer género”; posiblemente, esto provocaría que padres, madres y médicos buscaran apresurar las cirugías y tratamientos hormonales “normalizadores” con la finalidad de poder inscribir a sus hijxs en uno de los dos géneros binarios, como sucede en Alemania. Imaginamos una sociedad utópica en la que se elimine la casilla de “sexo” en las actas de nacimiento y otros documentos oficiales, esto evitaría muchos problemas legales a muchas personas, no solo a las personas intersexuales. Desgraciadamente, aún no vivimos en esa sociedad y un cambio así con seguridad tardaría años. Nuestra sociedad es sumamente prejuiciosa e idiosincrática y tiende a discriminar lo que no entiende o a quien es “diferente”, por ello pienso que por el momento lxs bebés intersexuales pueden asignarse como niños o niñas; eso los ayudará a no crecer señalados, a no cargar con un estigma, pero eso no significa que puedan intervenir sus cuerpos de manera irreversible. Cuando crezcan esxs niños y niñas, tendrán la oportunidad de elegir si quieren o no someterse a una intervención quirúrgica, y tendrán la capacidad de asumir el género al que quieran pertenecer. Por último, si en algún momento se añade una tercera casilla de sexo a los documentos oficiales, pensamos que solo debe utilizarse a petición del interesado independientemente del cuerpo que posea. (Información que puedes encontrar en el artículo: La situación de la comunidad intersexual de México)

La ley rusa “nos describe como discapacitados”

El primer obstáculo que enfrentan las personas intersexuales comienza desde lo lingüístico. El término inglés “intersexual”, implica solo al sexo biológico, sin ninguna correlación con las preferencias sexuales.

En el contexto ruso, el término es algunas veces traducido como “intersexualidad” (интерсексуальность), lo que difumina la definición, refiriéndose a la orientación sexual. Como resultado, se pierde la verdadera comprensión y la correcta interpretación de la palabra.

“Las leyes del país nos describen como ‘personas discapacitadas’, esto debido al término ‘Trastornos/desórdenes del desarrollo sexual’, como lo llaman los doctores,” explicó Alexander.

Hasta ahora, en Rusia no existen estadísticas sobre cuantos bebés nacen con características intersexuales. De acuerdo con Alexander, hay cinco normas federales sobre los procedimientos médicos y sobre los servicios de salud que se proporcionan a lxs niñxs intersexuales en Rusia – ninguna de las cuales incluye apoyo psicológico. En su lugar, a las personas intersexuales se les ofrece que se sometan a procedimientos psicosexuales para dar forma a identidades y a la orientación sexual. Por ejemplo, una persona intersexual a la que se quiere convertir en niño, se le ofrece ir a consultas con un andrólogo quien le informa como es que “debe de comportarse para ser un hombre”. No se toma en cuenta que la persona puede ser homosexual o bisexual.

Por ahora, la Association of Russian Speaking Intersex, es la única organización que proporciona servicios legales, así como ayuda psicológica e información a las personas intersexuales rusas.

Vacío Legal

Las regulaciones legales para las cirugías en niñxs, son un problema ético internacional. Muchos países, incluyendo a Rusia, ponen la responsabilidad de la toma de decisiones acerca de los cuerpos de lxs niñxs, sobre los hospitales o los médicos. Sin embargo, según ha declarado la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, estos procedimientos, a menudo irreversibles, pueden tener como consecuencia infertilidad, dolor, incontinencia, pérdida de la sensibilidad sexual, y sufrimiento mental de por vida, incluyendo depresión.

“Los procedimientos descritos también se justifican en algunas ocasiones sobre la base de sus supuestos beneficios para la salud, pero suelen proponerse apoyándose en evidencia escasa y sin discutir soluciones alternativas que protejan la integridad física y respeten la autonomía,” concluye el informe de la ONU sobre intersex.

De acuerdo a la ley federal rusa sobre los Fundamentos de Protección de la Salud Pública, los doctores recomiendan a los padres de bebés intersexuales, un escenario médico específico que incluye una cirugía basada en el diagnóstico. El bisturí y las píldoras, supuestamente hacen que los bebés intersexuales se conviertan en hombres o mujeres.

“Normalmente, este esquema está más o menos balanceado, pero los bebés intersexuales son una excepción. En este caso, están involucrados intereses muy fundamentales de un ser humano,” explica Ilya Saveliev, abogada de ARSI. La delegación del poder de la toma de decisiones a otros, mediante los estándares convencionales, lleva a una violación de los derechos de las personas intersexuales, continúa Ilyan.

Tales casos aún no se han considerado en Rusia. Un vacío legal alrededor de este tema, hace que este tipo de intervenciones quirúrgicas sean formalmente aceptadas. Sin embargo, como señala la abogada, estas cirugías no son legítimas, ya que violan las leyes de derechos humanos, tanto locales como internacionales.

“Conozco personalmente a cuatro personas intersexuales rusas cuyo género, elegido por un doctor en la niñez, no encaja con sus personalidades,” admitió Alexander. Están considerando hacer una transición de género. Las consecuencias de tal crisis son trágicas: alcoholismo, intentos de suicidio, depresión profunda, dijo él contundentemente.

Hacer espacio en una sociedad heteronormativa

“¿Cómo perciben los rusos la intersexualidad? Principalmente se comportan como si estos seres humanos no existieran en nuestro mundo,”dijo Alexander.

Para la sociedad rusa – que fue formada por ideas conservadoras sobre la familia tradicional, y con ciertas imágenes de lo que es un hombre y una mujer – cualquier cosa que difiera del sistema binario heteronormativo, previsiblemente es visto como algo que “no es normal”.

Como resultado, las personas intersexuales, son puestas más allá de los estándares culturales de la sociedad rusa, y enfrentan discriminación y aislamiento.

Alexander señala que los padres rusos tienden a esconder el estado intersexual de su hijx. La mayoría de las veces, a lxs niñxs intersexuales no se les informa acerca de las intervenciones quirúrgicas que tuvieron en la niñez.

“Los padres no saben qué hacer, como comportarse, ni dónde buscar ayuda. Tienen miedo. Es más fácil ignorar el tema, y pretender que nada está pasando. Pero esto no soluciona el problema,” dijo.

En 2012, el movimiento por los derechos de las personas intersexuales, comenzó a crecer en Rusia. Este año, el 26 de octubre, una persona instaló un cartel dedicado al Día de la Solidaridad Intersex en la Plaza del Palacio en San Petersburgo. El activista intersexual local, Fedor Laptev, fue a la plaza con un cartel de la letra “i”. Laptev dijo que las personas intersexuales frecuentemente son percibidas en Rusia como “fenómenos de la naturaleza”: el objetivo de su cartel era llamar la atención pública hacia la discriminación contra las personas intersexuales en el país.